Thermomix® Barcelona

Joan De Haro Navarro

<p>Mi nombre es Joan, soy un enamorado de la cocina en todas sus vertientes. Mi formación es de educador  social, pero para mi, trabajar en Thermomix® es un sueño. Puedo ayudarte con tus dudas. Mi blogosfera quiero que sea espacio dinámico y con la participación de mis clientes. Desde hace un  tiempo he decidido ir haciendo un relato donde enmarcar las recetas. Te invito a seguirlos. </p>

Mi nombre es Joan, soy un enamorado de la cocina en todas sus vertientes. Mi formación es de educador  social, pero para mi, trabajar en Thermomix® es un sueño. Puedo ayudarte con tus dudas. Mi blogosfera quiero que sea espacio dinámico y con la participación de mis clientes. Desde hace un  tiempo he decidido ir haciendo un relato donde enmarcar las recetas. Te invito a seguirlos. 

Aceite con tomates secos, romero y tomillo

11 mayo 2021
11 mayo 2021
Categoría:

aceite con tomates secos, romero y tomillo



Alfons llegó apresurado a casa. El tiempo había cambiado contra todo pronóstico y aun siendo medio día oscureció repentinamente. Se preparaba una buena tormenta.


Joan estaba preparando aceite con tomates secos, romero y tomillo. Conectó el Thermomix® e infusionó en el vaso 6 tomates secos, 1 ramita de romero fresco, 2 ramitas de tomillo fresco y un cuarto de litro de aceite y calentó 10 minutos a 90°C con el giro inverso y velocidad cuchara y lo dejó en infusión unos minutos dentro del vaso. A modo decorativo colocó  una ramita de romero y dos  ramitas de tomillo en una aceitera y con unas pinzas añadió el tomate del vaso. Vertió encima el aceite a través de un embudo y lo puso en una pequeña estantería que años atrás habían comprado en una tienda de decoración del barrio de Gracia. 


La mesa ya estaba dispuesta. Joan había preparado una ensalada de queso de cabra, una de las preferidas de Alfons y entrecot a la plancha. El postre puso la nota de color. Después de una larga elaboración finalmente pudo presentar el trifle de uvas y cava. Lo sirvió espolvoreado con barquillo crujiente desmenuzado y decorado con uvas, moras y gelatina. Tanto trabajo valió la pena. Era exquisito.


Se habían quedado sin nada para acompañar al café. Joan abrió la mochila y sacó un par de galletas tipo speculo, de las que suelen dar en las cafeterías. 


De repente se fue la luz y se oyó un golpe seco en el piso de Isaac. Alfons cogió la llave y subió con una pequeña linterna en la mano. Obviamente el timbre no funcionaba así que picó con los nudillos en puerta sin obtener respuesta. Abrió la puerta con sigilo, las persianas estaban bajadas y no se veía apenas luz. Dejó la puerta entre abierta, pero una ráfaga de aire la cerró de un portazo. En el exterior la tormenta arreciaba y llovía generosamente. La batería de la pila tenía muy poca carga y emitía muy poca luz y se fue consumiendo hasta quedar como una pequeña luciérnaga. 


Alfons se esforzaba por abrir los ojos, pero lo único que oía era un siseo cada vez más intenso.


Si te gusta el relato dale al like de esta página.


Sigue el relato clicando aquí 

Solicita demostración
11 mayo 2021