Albóndigas de cordero con menta (Keftethes)

#Carnes y aves 03 junio 2021


Foto: Cocina Casera


Mari estaba atacada con tantas cosas que tenía que hacer. Hoy venía la empresa de electricidad a presentar el proyecto definitivo. También vendrían a comer un grupo de productores que tendrían cabida en el nuevo proyecto. Dos elaboradores  queso, uno de miel y una chica que hacía chocolate. Lo bueno del proyecto es que cada uno gestionaría su espacio. Y para finalizar, vendría el decorador para que pudiera elegir entre varias propuestas. 


A Mari cocinar la relajaba mucho y su plato de hoy sería Albóndigas de cordero con menta (Keftethes) 


 Puso en el vaso del Thermomix® 150 g de cebolla en cuartos, un diente de ajo, dos ramitas de menta fresca (solo las hojas) y 50 g de aceite de oliva . Picó 3 segundos a velocidad 7. Con la espátula, bajó los ingredientes hacia el fondo del vaso y sofrió 2 minutos a 120°C y velocidad 1. Después, trituró 10 segundos a velocidad 8. Con la espátula, bajó los ingredientes hacia el fondo del vaso.


Añadió 800 g de carne picada de cordero, 60 g de pan rallado, orégano, sal y pimienta y mezcló 10 segundos, giro inverso y velocidad 5. Retiró la mezcla del vaso.  Fue formando 24 albóndigas de unos 30 g y las rebozó en harina. Ya las tenía preparadas para cuando  vengan sus invitados. Luego solo tendría que freírlas.


Al poco, recibió un mensaje avisándola de que se acercara al local, el equipo de electricistas ya había llegado. La empresa contratada estaba formada íntegramente por mujeres y para Mari era un valor añadido.


Aunque ella era la que dirigía el proyecto, habían montado una sociedad con otros comerciantes de la villa y esto daría un plus, pues los clientes de siempre podrían tener de todo y de calidad.


Al llegar al local le presentaron el proyecto eléctrico y ella asintió, no tenía mucho conocimiento del tema, pero confiaba en Magali, que era una de las electricistas. 


Justo en ese momento vio que por la esquina  aparecía la señora Oliva. Sabía que si podía la cosería a preguntas, así que se volvió a meter en el local, pero la anciana la vio entrar y no se quedaría sin el placer de preguntar.


-Mari ¿qué estás montando?


Si te gusta el relato dale al like de esta página.


Sigue el relato clicando aquí.