Bacalao con salsa de mango (Marisa)

#Pescados y mariscos 04 enero 2021

 Foto Revista Mía.


Maica llegó a casa exhausta, se había estropeado el ascensor y tuvo que subir los ocho pisos andando. Se descalzó. Una vez tumbada en el sofá llamó a Marisa y finalmente cambiaron de planes. El tiempo por el Cantábrico estaba algo movidito, así que decidieron marchar a Alicante. Además adelantó el viaje un par de días, así que tocaba ir a buscarla al aeropuerto. Se puso a buscar una receta en cookidoo desde su móvil, tenía bacalao y mango. Le salió la receta perfecta y además era para dos Bacalao con salsa de mango .  Tan solo tenía que comprar unos espárragos y lo tenía solucionado. Miró el bacalao y aún estaba un poco salado, así que lo puso en una fiambrera y lo cubrió con agua. Lo dejó en la nevera y sacó un recipiente con algo de cuscús que hizo el día anterior, lo calentaría y ya tenía la comida preparada, después del aperitivo apenas tenía hambre. Eligio una película y al poco se quedó dormida en el sofá, la semana había sido intensa. 


Entre sueños oyó el sonido de una sirena, ya era de noche, miró el reloj. ¡No lo podía creer! Eran las siete de la mañana. Se fue a la ducha casi de un salto. Media hora más tarde ya estaba en la estación esperando un tren. Aun le dio tiempo a desayunar en el bar que había en la estación del Prat. Si ser barato siempre estaba mejor de precio que los del aeropuerto.


El vuelo llegó puntual. Se abrieron las puertas y apareció Marisa con su pequeña maleta. Se abrazaron y en poco tiempo se habían puesto al día. Prácticamente se veían cada día con video llamadas.


-¿Que tal el vuelo?


-Pues ni me he enterado, he venido durmiendo prácticamente todo el rato. Maica se rio.


-A mi me ha pasado lo mismo, si me descuido no llego a buscarte.


-Ya he reservado apartamento en Alicante, muy cerca del mercado de abastos. Ya sabes que me pirran los mercados.


Al llegar a casa se pusieron cómodas y Maica se puso a preparar la comida. Troceó y sofrió la cebolla. No tenía cava, pero si un poco de vino de aguja que le sobró de la cena de antes de ayer, el mango y algo de pimienta. Tenía que recordar de comprar. Luego lo pondría en la lista de cookidoo. Colocó los espárragos en la bandeja del Varoma y el bacalao en el recipiente. Así le parecía mejor que tal y cómo lo ponía en la receta. También puso papel de horno para que no se pegaran. Al final sacó el Varoma y engordó la salsa con un poquito de Maicena.


-Sabes que tengo un nuevo proyecto con Judit. Dijo Marisa.


-Con la de la cervecera  de Milmarcos.


-Si. En ese momento llamaron al timbre.


Si quieres seguir la historia clica aquí