Carne gobernada (Cocción lenta)

#Carnes y aves 27 julio 2021

Foto: Wikipedia.


Amaneció el día tristón en Celanova. Era uno de aquellos días que no te apetecía salir a la calle, la butaca de orejas le estaba llamando y el último libro de Iolanda Zúñiga le estaba esperando en la mesa camilla, pero antes tenía que preparar la comida. Carne gobernada.


Hacía poco que había arreglado la cocina manteniendo ese aire de nostalgia pero utilizando nuevos elementos. Un Thermomix® no podía faltar en casa. Se puso manos a la obra .


Puso en el vaso 20 g de aceite, 2 dientes de ajo y 500 g de morcillo de ternera e inició  Alta Temperatura. Retiró a un bol y reservó. Repitió la operación  con  los otros 500 g de morcillo de ternera uniéndolo al anterior. .


Puso en el vaso 1/2 kg de cebolla y 30 g de aceite e inició Alta Temperatura. Añadió 200 g de vino blanco y la pastilla de caldo y, sin poner el cubilete, programó 3 min/Varoma/vel 1.Lo puso en el bol con el morcillo.


Colocó el cubrecuchillas en el vaso y puso el morcillo dorado reservado con el sofrito de cebolla, la sal y la pimienta y programe Cocción lenta 3 h/98°C. 


Antes de sentarse llamó por teléfono a Joan para preguntar por Sori.


-¡Hola Xosé! Pues está bien, parece ser que era un pequeño resfriado. ¿Por qué te alarmaste tanto?


-Por nada, más vale prevenir. Bueno hablamos en otro momento.


-¡Que prisas! - se sorprendió Joan.


La verdad es que se quedó mucho más tranquilo. Recordó que en la vieja estantería estaría el viejo diario de Antón que les llegó con el resto de sus pertenencias el año fatídico que lo asesinaron.


Como en otros países de América Latina, la violencia en las calles era cada vez más alta. Pero Antón y los suyos eran respetados entre sus conciudadanos. En su diario hablaba de las cooperativas que poco se iban extendiendo por el territorio, comprando campos, cada vez tenían más variedad de vegetales para poder vender, tanto acabados de coger como elaborando algún producto con ellos. 


Había personas que no contemplaban la posibilidad de que aquellos aldeanos mejoraran su calidad de vida sin que ellos se pudieran beneficiar. 


Una mañana de julio un joven pistolero acabó con la vida de Antón disparando contra él.


Xosé oyó la musiquilla avisando que ya había acabado. Estaba profundamente comprometido con el encargo de su tío, era la manera  de seguir su obra. Y así lo haría en cuanto llegara la caja.


Peló unas patatas para acompañar la carne y las frio en abundante aceite.


Si te gusta el relato clica aquí.


Sigue el relato clicando aquí