Croquetas de hojas de borrajas y boletus. (La alcahueta)

#Aperitivos, entrantes y tapas 30 enero 2021

Foto: El diario montañés.


Hoy tenía fiesta y  no tuvo necesidad de madrugar. Dispuso la pequeña mesita que tenía en el velador para desayunar, los suaves rayos de sol ya empezaban a acariciar tímidamente su pelo. Café con leche y unas madalenas, unas tostadas con mermelada ligera de frutos rojos y encima unas tajadas de queso fresco de cabra y cómo colofón un bombón. Desde que tenía el Thermomix® disfrutaba enormemente de la cocina.


Estaba pensando en prepararle un encuentro sorpresa a Raquel y celebrar este año el galentine's day con ella, esa nueva moda que había llegado de Estados Unidos y tímidamente se iba colando. Era celebrar la amistad, así que era algo bello.


Siempre le pareció gracioso que a los días de asuntos propios, entre los funcionarios se les llamara  moscoso. Se dispuso a ir a comprar y en su ruta se encontraba la carnicería de Mari.  La tenía en ascuas desde ayer. El sol la engañó, pues a pesar de no haber ni una sola nube, la temperatura era más bien baja. En cinco minutos llegó a la tienda. Mari estaba despachando a unas clientas.


-¡Buenos días!


Como si de un coro se tratase todas le respondieron al unísono. Mari la miró con cara de resignación, obviamente ahora no podían hablar del "tema".


-Ya me he enterado que se ha llevado la policía a tu primo Mariano. Tu tía tiene que estar destrozada.-Dijo la señora Patro, que no se la conocía por ser discreta.


-Pues algo se, pero no mucho -Mintió Mari. 


-Se ve que traficaba con drogas él y la extranjera esa con la que está. Imagínate, en el lote de Valareña habían sembrado droga. Que no se yo cómo no lo vio nadie. Mi prima que vive allí dice que nadie sabía nada, pero ella ya sospechaba algo. ¡Menudas ropas llevaban!.


La otra clienta miró a Mari con cara de complicidad y le hizo un gesto para que se callara.


-¿Que más le pongo señora Patro?


-Ya tengo todo. ¿Y no has hablado con tu tía? Yo estuve atenta ayer a ver si la veía, pero parece que se la ha tragado la tierra.


Mari respiró hondo.


-Pues serán quince euros justos. La clienta pagó y salió de la tienda.


-Ana ¿tienes mucha prisa? - preguntó Mari a su amiga.


-Pues no demasiada.


-¿Te puedo pedir un favor? Ayer compré unas pocas borrajas y quería hacer una receta de croquetas que vi el otro día en cookidoo, como tu tienes muy buena mano montándolas, ¿te subes a casa, las montas y después te quedas a comer?


A Ana  le encantó la idea así que asintió. Subió las escaleras, colgó el abrigo en el colgador, saludó a Chicho, se lavó las manos y se dispuso a montarlas. Croquetas de hojas de borraja y boletus. La comida de hoy prometía.


Sigue desde aquí la historia