Espaguetis con espárragos, tomates y langostinos

#Pastas y arroces 04 abril 2021

Foto: La Vanguardia.


Esta mañana Eva estaba intranquila, quería ver cómo habían quedado las gominolas. Maica no quería levantarse pronto. Ya lo hacía durante toda la semana, así que se hizo la dormida cuando la pequeña se puso junto a ella y miró si se había despertado. Aburrida se fue de nuevo a su habitación, sabía que a su amiga no le gustaría que lo hiciera sola.


Pasada una hora fue Maica la que tuvo que despertar a la niña.


- Eva, ¿Qué vas a querer para desayunar?


-¿Podemos cortar las gominolas? - Maica asintió con una sonrisa. la pequeña dio un salto y se calzó sus zapatillas de unicornios, era la última cosa que le regaló su madre y aunque eran de invierno no consentía en cambiarlas en verano.


- Has de hacerlo con mucho cuidado, no te vayas a cortar - Maica agarró la mano de la niña y entre las dos hicieron las primeras porciones, después Eva se encargó de todo mientras su tutora preparó un par de bocadillos de queso y calentó leche. Obviamente se veía que las gominolas eran caseras, pues las formas eran muy diversas. 


-Solo podrás comer diez cada día.


Después de desayunar se acercaron a mercado. A la pequeña le apetecía pasta y Maica vio una receta que le pareció ideal. Espaguetis con espárragos, tomates y langostinos. Los espárragos estaban muy frescos aun viniendo de Granada.


- ¿Podremos comprar papaya Maica?


- Claro - cuando lo tuvieron todo se fueron para casa y mientras Maica limpiaba, Eva empezó a leer los viejos libros del Barco de Vapor que tenía Maica de cuando sus sobrinas eran pequeñas.


Luego se puso con la comida. Calentó 30 gramos de aceite durante tres minutos a120°C  y velocidad 1. Incorporó medio manojo de espárragos y 100 gramos de tomates cherry y sofrió 3 minutos a120°C  con giro inverso y velocidad 1. Pasado este tiempo añadió diez langostinos, hojas de albahaca cortada a mano, media cucharadita de sal y pimienta. Sofrió 3 minutos 120°C con giro inverso a velocidad 1. Lo reservó aparte. Calentó un litro de agua hasta llegar a los 100 ºC unos 8 minutos. Puso sal y cuando llegó al punto de ebullición puso una cucharadita de sal y tiró 160g de pasta. En 8 minutos estuvo lista. Mezcló con el resto de ingredientes y espolvoreó con queso rallado. 


- ¿Una niña que tenga hambre en esta casa?


- Yo - grito la pequeña.