Galleta de chocolate y naranja

#Postres y dulces 08 agosto 2021

Foto: Hogarmania.


Si te gusta el relato dale al like de esta página


René dedico toda la mañana a preparar la maleta y dejar todo listo para poder viajar el día siguiente hacia Calella. Pablo estuvo buscando una de las recetas preferidas de Corita en cookidoo. Galleta de chocolate y naranja.


Ingredientes


150 g de mantequilla a temperatura ambiente, 1 naranja, 200 g de harina, 50 - 70 g de azúcar moreno (y algo más para espolvorear) y 50 g de chocolate negro (70% de cacao)


Preparación


Precaliente el horno a 190°C.


Forre un molde cuadrado de 20x20 cm con dos tiras de papel de hornear y reserve.


Ponga la mantequilla en el vaso y caliente 2 min/50°C/vel 1. Mientras tanto, con un rallador, ralle la piel de la naranja en un bol. Corte la naranja en gajos y reserve para servir.


Añada la harina, aproximadamente la mitad de la piel de naranja rallada y el azúcar y mezcle 10 seg/vel 3. Vierta la masa en el molde reservado, extienda y presione con el dorso de una cuchara para que quede compacta. Pinche con un tenedor y hornee durante 25 minutos (190°C). Retire del horno, espolvoree con 1 cucharadita de azúcar moreno y deje enfriar (aprox. 15 min).


Ponga en el vaso el chocolate y ralle 10 seg/vel 10. Con la espátula, baje el chocolate hacia el fondo del vaso y funda 2 min/50°C/vel 2. Mientras tanto, desmolde la galleta sobre una rejilla. Con una cuchara, vierta el chocolate fundido sobre la galleta formando hilos y espolvoree con la piel de naranja rallada restante. Trocee la galleta de forma irregular y sirva con la naranja cortada en gajos.


Sin duda le hubiesen gusta a la anciana y sería un tentempié para el camino.


Al día siguiente salieron los dos hacia Calella. Elpidia les esperaba en su nuevo hogar, una residencia tutelada que habían abierto muy cerquita de su casa. Al llegar se abrazó a Pablo y los dos lloraron mientras René los muraba con tristeza. Comieron con su amiga y continuaron viaje hacia París con las cenizas de Corita. En su testamente había reservado  una cantidad de dinero para que su  primo para cenar y ver un espectáculo en el Moulín  Rouge de París, donde empezó realmente su carrera.


Llegaron agotados a la ciudad de la luz y se instalaron en un coqueto hotel. Al día siguiente los dos vestidos de smoking fueron a dar un último homenaje a la gran Corita. Después del espectáculo tomaron un taxi y se acercaron al Sena. Desde allí le dieron el último adiós a la vedette y lanzaron sus cenizas.