Galletas de leche condensada y maicena

#Postres y dulces 12 mayo 2021


Foto: Domingo Gutierrez 


Por más que se esforzaba no conseguía ver nada.  Seguía escuchando el siseo de vez en cuando y comenzaba a ponerse nervioso. Sin esperarlo una fuerte brisa pasó por su rostro y oyó como algo se trasladaba delante de él. Un relámpago iluminó dos enormes ojos al otro lado de la habitación donde se encontraba. El corazón de Alfons latía profundamente. De nuevo sintió en su cara el aire, esta vez incluso sintió como le tocaban sutilmente la frente. Otro rayo llegó y en esta ocasión pudo ver que el ser que buscaba era relativamente pequeño. La tormenta se fue calmando y las farolas en la calle volvieron a brillar de nuevo. Entonces se percató que una de las ventanas del comedor estaba abierta de par en par. Se acercó al interruptor que había junto al marco de la puerta y al encenderlo unas garras enormes se lanzaron a su cara. Sobre la mesa había una barra de pan seco. La cogió y la utilizó como escudo. El ave se agarró a la barra y Alfons empezó a entenderlo todo. Era una lechuza mal herida que estaba  tan asustada como él.  El animal había sufrido un accidente y se refugió en aquel lugar. Trató de calmarse, se armó de valor y finalmente comenzó a actuar. Le puso agua y bajó a por algo de comida.


Antes de abrir la puerta y explicarle a Joan lo que había ocurrido sonó el teléfono. Era Maica.


- Alfons, ¿Cómo estáis?


- Bastante bien. Hola Maica - no le apetecía ponerse a explicar lo sucedido.


- Te comento, mañana el colegio de Eva hará una visita al observatorio y se ha  empeñado en que te lo diga. Y además se a puesto a hacer galletas para llevarte.


- Pero que amor de criatura. Si, mañana a las nueve viene un colegio de Sant Adrià. 


- Bueno, solo era eso, te dejo que se me está poniendo nerviosa con las galletas. Besitos a los dos.


- Gracias igualmente.


Eva estaba super emocionada preparándose para cocinar. Maica precalentó el horno a 180°C y conectó el Thermomix® para hacer galletas de leche condensada y maicena.


Puso en el vaso 120 g de mantequilla que tenía a temperatura ambiente, 40 g de azúcar, 200 g de leche condensada y una yema de huevo. Mezcló 20 segundos a velocidad 4. Agregó 350 g de maicena y mezcló otros  20 segundos a velocidad 4.


Eva fue montando unas 40 bolas del tamaño de una nuez, aplastándolas ligeramente y las repartieron en dos bandejas de horno forradas con papel de hornear. Con las púas de un tenedor, marcaron la superficie de 20 galletas aplicando una ligera presión. Con el  resto de galletas hicieron un hueco con la yema del dedo lo rellenaron mermelada de frambuesa. Hornearon durante 15 minutos (180ºC). Dejaron enfriar y  tomaron algunas para la merienda. El resto las guardaron en un recipiente hermético.


En Cardedeu, Joan al ver la cara  de Alfons se asustó.


Si te gusta el enlace dale al like de esta página.


Si quieres ver cómo continua el relato clica aquí