Infusión de te rojo con canela (Merienda tras las murallas)

#Bebidas 23 noviembre 2020


Montamos nuestro comedor improvisado tras las paredes del castillo de Molina. Una caja de refrescos vacía, dos latas de pintura semillenas, y algunas piedras grandes, hicieron las veces de mesa y sillas. Judit colocó el mantel de cartón y comenzó a sacar cosas de una bolsa de rafia muy gastada, pero aun en buen uso. El olor a tierra mojada y el aroma particular de algunas plantas después de la lluvia, me transportó a mi infancia y sus veranos en Vilanova. 


Nuestra anfitriona habló de la posición estratégica del castillo de Molina de Aragón. En otra época fue vigía entre tierras aragonesas y castellanas .


Es una mujer emprendedora, hace un tiempo decidió montar una empresa de cervezas artesanas en un pequeño y bello pueblo en tierras del Señorío de Molina. 


-¿Como se te ocurrió este proyecto? Preguntó Alfons.


-Mirad, mi pueblo, Milmarcos, es uno de tantos en los que en el siglo pasado la emigración hacia Zaragoza, Madrid o Barcelona hizo estragos. Y yo aposté por realizar este pequeño negocio. 


-¿Te resultó difícil?


-Los principios siempre son difíciles, pero poco a poco se fue consolidando y ya tengo tres tipos de cerveza. Pensar que es mucha gente la que a pesar de ya no vivir cerca, cada vez que pueden se acercan al pueblo.


Mientras tanto el pequeño Hermes no quitaba ojo de lo que para él era más interesante, la tarta de queso. Sobre nuestra mesa improvisada apareció un termo, que al abrirlo nos acercó un rico olor a canela.


-¿Os sirvo?


https://cookidoo.es/recipes/recipe/es-ES/r650326


Si quieres seguir el relato https://thermomix-barcelona.es/juan-de-haro-navarro/tecnicas-basicas/yogur-natural-despedida/