Mocktail de lima-limón y frambuesas (Lámparas)

#Bebidas 19 abril 2021

Foto: HOLA


Antes de empezar a comer, Pablo les explicó que su bisabuelo era español pero muy arraigado a Francia. Este tenía una hacienda en la Martinica, donde cultivaban cacao y con eso hicieron un importante patrimonio. Luego vieron que las tierras daban mucho trabajo y montaron un resort de hoteles por toda la isla. Pero que hace unos cuantos años decidió volverse a Biarritz e iba moviéndose entre las diferentes posesiones que tenía por la zona. Últimamente le había dado por coleccionar lámparas de pie. Sonia mostró interés y Pablo le dijo si le acompañaba.


Mientras tanto Joan se quedó hablando con René y Julie. Ella habló de lo buena persona que era Pablo y los años que llevaba trabajando en la casa. René se levantó y fue a preparar un Mocktail de lima-limón y frambuesas.


Con un pelador cortó 4 tiras de piel de limón y 6 tiras de piel de lima . Puso las tiras en una bonita  jarra de cristal. Colocó un bol sobre la tapa del vaso del Thermomix® y pesó 100 g de frambuesas. Puso  250 g de cubitos de hielo en el vaso y picó 10 segundos a velocidad 5 y lo depositó en la jarra  junto a las frambuesas. Después puso en el vaso el limón y dos limas e  incorporó 100 g de azúcar, una cucharilla de vainilla líquida y 1000 g de agua. Sujetó el cubilete con la mano y trituró 3 segundos a velocidad 10. Introdujo el cestillo a modo de colador y coló el contenido del vaso en la jarra.  


Salió con la bebida al jardín. Era fascinante el color de las frutas sumergidas. Sonia y Pablo ya habían vuelto de visitar las lámparas y se sirvieron unas copas


- ¿Y cómo se te ocurrió hacer esa colección? . preguntó Joan.


- En la hacienda de la Martinica mi abuelo tenía una lámpara en cada estancia. en algunas incluso más. Yo de pequeño las veía como extraños animales capaz de sacar fuego por la boca y desde entonces tuve esa fijación.


- ¿Cuántas calculas que tienes? 


- Entre las dos casas de la Martinica, la de San Sebastián, la de Biarritz, la de Niza y esta unas seiscientas aproximadamente. Mi preferida es una de bambú que hizo mi padre. Esa la tengo en la casa de San Sebastián , que es donde paso más días.


La comida estaba deliciosa, pero el tiempo iba corriendo y la pareja de amigos tenía que estar tomando el tren en Irún en poco más de tres horas. René muy amablemente los llevaría en el coche hasta Hondarribia. Se despidieron de Pablo y Julie, agradeciendo la hospitalidad de ese día. 


En poco más de media hora estaban en la casa de colonias. Y agradecieron también al mulato su amabilidad.


Una vez ya en el compartimento del tren hotel Sonia confesó que René, con ese pelo ensortijado de color ceniza y esos ojos verdes le había robado el corazón, a pesar de llevarse quince años.


- Cariño, a Pablo también. Son pareja, aunque lo quieran disimular.


-¿Seguro? - El tren siguió su lento camino de regreso a Barcelona.


Si te gustó el relato dale al like de esta página


Sigue el relato clicando aquí