Plum cake de coliflor con cacahuetes

#Masas, panes y repostería 25 mayo 2021

Sigue el relato clicando aquíFoto: El País


Mario se levantó temprano, estaba inquieto con todo lo sucedido., Por fin había inaugurado, pero ahora empezaba realmente la aventura. Tenía mucha fe en su producto y esperaba que no le fallaran los proveedores. Por otro lado hace días que no le dedica el tiempo que merece a Encarna. Ella es muy comprensiva, pero el amor se teje día a día y él últimamente lo tiene un poco descuidado. A ella le encantan los plum cakes . Como no tenía mucho sueño se puso a prepararle un Plum cake de coliflor con cacahuetes. Puso 300 g de agua en el vaso del Thermomix® e introdujo el cestillo con 250 g de ramilletes de coliflor programando 18 min a temperatura Varoma y velocidad 1. Al acabar con la muesca de la espátula, extrajo el cestillo y reservó. Vació y secó el vaso. Precalentó el horno a 180°C y engrasó un molde de cake de 1,5 litros de capacidad. Encarna le había enseñado un truco y era espolvorear el molde con algo de pan rallado, para facilitarle el poder sacarlo. Puso en el vaso 40 g de cacahuetes y picó 4 segundos a velocidad 6. Añadió 160 g de leche, 220 g de harina de repostería, 3 huevos, una cucharadita y media de sal y 2 pellizcos de pimienta negra molida  y mezcló 30 segundos a velocidad 4.


Añadió 100 g de queso en dados de aproximadamente 1,5 cm y una cucharada de levadura química en polvo (aprox. 15 g)  y mezcló 10 segundos con giro a la izquierda y velocidad 4. Vertió la masa en el molde y colocó los ramilletes de coliflor al vapor reservados en la superficie, empujándolos bien dentro de la masa para que salieran a la superficie durante la cocción y horneó durante 40 minutos a 180°C.


Mientras esperaba salió a ver cómo salía el sol en el mar. Era un espectáculo. Oyó ruido y se giró era Sergio. 


-¡Buenos días Mario!


-¡Hola guapo, buenos días!. ¿Qué tal has descansado ?


- Muy bien- mintió Sergio intentando ser cortés.


- ¿Has visto que maravilla? - dijo Mario a la vez que extendía los brazos queriéndolo abarcar todo.


- Es una maravilla - dijo de manera mecánica, no por que no lo pensara, pero en su cabeza rondaba otro pensamiento. Estaba colgadísimo de Chen, pero su pulsión era muy fuerte y en algún momento tendría que tomar una determinación o vivir con su secreto para siempre.


El horno anunció que el plum cake ya estaba finalizado. Mario lo sacó y dejó en el molde durante unos minutos y esperó para desmoldarlo.  Mientras tanto Sergio se puso a preparar el café.


Si te gusto el relato dale al like de esta página.


Sigue el relato clicando aquí