¡Sólo dos! Tu y yo.

#Noticias Blog 12 febrero 2021


Mario esperaba sentado en un banco de la estación. El tren llegaba tarde como de costumbre. Tras la tormenta de hace dos días la vía había sufrido algún desperfecto que ya estaba casi solucionado, pero aún hacía que todos los convoyes llegaran con retraso. 


El sol empezó a pasar de un tono naranja a un gris plomizo y la noche fue tomando posesión del cielo. La luna apareció de manera velada, con la única finalidad esa noche de mantener abierta la esperanza de algunas parejas. 


El morro del tren ya empezó a asomar. Encarna no sabía que él la estaría esperando. Por la mañana bajó ella sola después de haber desayunado juntos. Al descender del tren se encontró con el pelirrojo y se fundieron en un abrazo como si hiciera meses que no se habían visto. Cogidos de la mano fueron subiendo riera arriba y se encontraron con Pol, un amigo de la infancia de Mario.


-Pol, ¡Cuánto tiempo! ¿Cómo estás?


-Bien. Vengo de dejar a las niñas con su madre.


-Eres muy valiente, otro en tu lugar no lo llevaría tan bien.


-Es la madre de mis hijas y hemos de estar lo mejor posible y él es mi hermano- dijo a la vez que bajaba la cabeza.


Pol abrazó a su amigo y le dio un enorme beso.


-  Sabes que puedes contar conmigo - se despidieron y siguieron camino hacia el piso de Encarna. Al llegar al portal la agarró de las manos y le dijo.


-Ahora me has de dar tiempo a preparar unas cosas.


-No te preocupes- ella sonrió y le dio un beso.


Se sentó en un poyete junto al portal y empezó a mirar el móvil. Mario subió los escalones de dos en dos a pesar del mucho vértigo que le daba esa escalera. Colgó la chaqueta en un perchero que habían encontrado en la basura y tenían pendiente restaurar. Tuvo que encender todas la velas que había escampadas por el piso. La mesa ya estaba dispuesta con un pequeño pero coqueto ramo de flores. Sacó de su mochila las dos pequeñas cartulinas que había ido a fotocopiar con el menú de esa noche:


Comenzaremos con Cóctel de naranja, fresa y aroma de rosa . Continuaremos con Penne rigate con setas. Y de segundo Curry de almejas y langostinos. Podremos disfrutar de dos postres Volcán de chocolate para dos al vapor y Rocas de chocolate blanco. Todo estaba en la colección  ¡Somos dos! - Tú y Yo. Cuando todo todo dispuesto envió un mensaje a Encarna. La llegada de ella se le hizo eterna. Al traspasar la puerta Encarna se quedó maravillada. A través de los cristales, la luna intentaba espiar lo que ocurría dentro.


Sigue el relato clicando aquí.