Smoothie

#Bebidas 01 abril 2020

La principal diferencia entre un batido de frutas clásico y un smoothie es la textura. El nombre lo dice todo, ya que smooth en inglés significa suave. La consistencia de los smoothies es siempre cremosa, algo que se consigue añadiendo ingredientes lácteos, desde leche desnatada hasta yogures naturales y helados de crema, vainilla o nata.


Por lo demás, el smoothie comparte con los batidos de frutas y verduras todas las demás características: es una fuente de nutrientes muy interesante, refrescante, versátil y exquisita. Según los gustos y los ingredientes, los smoothies pueden servirse como antesala de una comida, con el desayuno para empezar el día bien alimentados o como tentempié a media tarde. Además, estos batidos son un recurso nutritivo y sano para que los niños -y los adultos- tomen fruta de manera habitual. Si bien es mejor comer la fruta y la verdura entera, masticándola, ante la tesitura del todo o la nada, será mejor tomarla de este modo que no hacerlo de ninguna forma.


Los smoothies de fruta y verduras suelen llevar un añadido de zumo de fruta o de lácteos, ya sean yogures, helados o leche, para hacer la mezcla más cremosa o más ligera según los gustos y tipos de verduras y frutas que se empleen. El resultado que se obtiene tras batir todos los ingredientes es una mezcla de consistencia espumosa y cremosa muy apetecible. De esta forma, los batidos reúnen el agua de la fruta -excelente para hidratar el organismo-, las vitaminas y las sales minerales, si bien parte de la fibra de la fruta se pierde cuando no se aprovecha toda la pieza o se elimina la piel.


En cookidoo® tenemos 62 recetas, te animo a provarlas.


El que mas me gusta es el smoothie de uva, piña y espinacas.


Receta smoothie de uva, piña y espinacas