Crema tibia de espárragos con berberechos (Irún)

#Aperitivos, entrantes y tapas 11 abril 2021


Foto FyH Ravista.


¿Cuanto tiempo hace que Sonia está en su vida? Pues había perdido la cuenta, pero hace muchísimo. Y con vivencias de todos los colores. Un verano tuvieron que llevar a un grupo de niños, hijos de trabajadores de una empresa dedicada al transporte de viajeros  por tren, desde Barcelona a Irún. Los pequeños pasarían tres semanas en una casa de colonias que la misma compañía tenía en Hondarribia. Cada verano se repetía esta subida y bajada hacia el norte. Allí llegaban desde todos los rincones de España, incluida Canarias. 


Aquel año, como tantos otros, recogían a los pequeños en el vestíbulo de la estación de Sants, donde se encontraban con ellos y sus familiares. Normalmente uno de los padres eran revisor en el tren que les llevaría a Irún, con lo que solían tener alguna consideración. Viajaban durante toda la noche y a primera hora de la mañana, si abrías la ventanilla del vagón, la podía observar los rebaños de ovejas latxas "clavadas" en las pendientes de las montañas, esa eterna neblina que cubre todo y algún caserío disperso.


Al llegar a Irún se encontraban con el resto de compañeros, con los que se veían cada verano. Un autobús los dejaba en la casa de colonias en poco más de  quince minutos. A partir de ahí un grupo de monitores se encargaba de todo y Sonia y Joan quedaban libres.


La casa era muy grande, y eso les permitía tener habitación propia y no intervenir en las actividades, ni siquiera en los horarios de los pequeños.


Para quién no la conozca Hondarribia es una villa magnifica, llena, como toda Euskadi de maravillosos lugares para degustar pinchos. Uno de los que le encantan a Sonia era la crema tibia de espárragos con berberechos .  Así que Joan pensó en prepararla para su fiesta dentro del bufet que elaboraría. Abrió una lata de berberechos y los coló por un colador de malla fina. Hay que evitar sorpresas. Puso en el vaso una lata de espárragos con su líquido, 200 g de mayonesa que previamente había elaborado, 30 g de aceite, pimienta y el líquido de los berberechos. Y trituró 1 minuto a velocidad 10. Después, tenía que templarlo 3 minutos a 60°C y velocidad 2.5. Pero esto lo haría a la hora de servirlo.  Faltaría repartir la crema en copitas de licor y distribuir encima los berberechos y el cebollino picado. Un chorrito de aceite de oliva virgen  extra le daría el toque final. 


Quería que todo quedase perfecto para su amiga. No pudo evitar lo que pasó en Pasajes...


Si te gustó el relato dale al like de esta página. 


Si te gusta el relato sigue clicando aquí