Pan de pueblo con Thermomix®

#Masas, panes y repostería 02 marzo 2018

PAN DE PUEBLO CON Thermomix®




Hola,


No sé vosotros pero a mí, esto de hacer pan me crea adicción.


Mezclar harina, agua, sal, levadura. Me encanta! Con lo fácil que es con nuestro Thermomix® , sólo es ponerse un día y no parar de experimentar!. Que si hoy le pongo esta harina de espelta, que si hoy harina ecológica, que si mezclo harinas diferentes, Hoy semillas de amapola, de girasol, de calabaza. Podemos triturar semillas de linaza y mezclarlas con la harina para así activar un poco nuestros intestinos (se recomienda triturada ya que en semillas el cuerpo lo elimina entero y no asimila sus propiedades).


En el pan entran todas las modalidades, dulces, salados, de queso, de aceitunas, semillas mil..


Os animo a hacerlo. Yo sobretodo lo hago el viernes por la tarde, ya que al no ser pre-horneado, pre-cocido, ni nada parecido nos dura perfecto, sin congelar, hasta la hora del desayuno. Y a la hora de comer si os ha quedado algún trozo! Está tan bueno, que poquito queda...jeje


Hoy voy a probar una receta nueva. Levadura de trigo normal, sin nada raro ni excepcional. Busco el pan de toda la vida! Crujiente, alveolado y con fundamento. Me han dicho que un toque de miel le da un sabor especial. Así que, vamos allá! Luego os cuento..


Ingredientes:


-900 gr de harina


-500 gr de agua


-100 gr de leche


-15 gr de miel (en mi caso de flores)


-10 gr de sal


-1 pastilla de levadura fresca o 3 gr de levadura seca de panadería


Preparación:


1-Ponemos en el vaso de nuestro Thermomix® : el agua, la leche, la miel y la sal. Mezclamos 20-30 segundos a velocidad 6.


 2-Añadimos la mitad de la harina y mezclamos de nuevo unos segundos a velocidad 6.


3-Añadimos la otra mitad de harina junto a la levadura desmigada o en polvo y programamos Velocidad Espiga durante 2 minutos. Dejamos reposar durante unos 10 minutos dentro del vaso.


4-Amasar de nuevo 2 minutos a velocidad Espiga. Repetimos este proceso de reposo y amasado tres o cuatro veces.


5-Dejamos que repose dentro del vaso hasta que doble volumen.





Sacar la masa del vaso ayudados de la espátula de Thermomix® (perfecta para este tipo de masas difíciles de manipular con una espátula de silicona) y ponerla sobre una superficie enharinada. Veréis que esta masa es muy pegajosa y difícil de manipular. Queda muy enganchada en las cuchillas y ayudados por unos toques de turbo podemos hacer la que el Thermomix® expulse la masa de las cuchillas y así recuperarla.


Dar forma a nuestro pan. Gracias a la harina de la superficie nos es sencillo manipularla: blandita y moldeable se puede hacer lo que nos apetezca con ella. Panecillos, barras, hogazas, trenzas,..


Reposar durante una hora en un sitio sin corriente de aire.


Pasado este tiempo greñar el pan. En mí caso he hecho dos panes de pagés de medio quilo aprox. cada uno. Uno nos lo comeremos durante el fin de semana y el otro lo congelaré cortadito para la semana que viene.




El horno lo tenemos precalentado a 250 grados calor abajo y con una bandeja con agua para generar vapor. Esto le da a nuestro horno la humedad genial para hacer la corteza crujiente que tanto nos gusta.


TRUCO: Mientras se precalienta también introducimos la bandeja de hornear, SIN el pan. Esto es importante para que durante el horneado no se nos agriete el pan por la base con el choque de temperaturas. Os preguntaréis como introducimos el pan si nuestra bandeja está dentro del horno, no? Pues con unas bandejas que hay habilitadas para hacer esto, muy fáciles de encontrar en sitios tipo tienda IKEA. O lo que yo hago, coger con cuidado el papel de horno donde tengo el pan reposando y lo introduzco todo sobre la bandeja en el momento de hornear.


Una vez el pan en el horno:


15 minutos a 250 grados con calor abajo y bandeja de vapor


30 minutos a 200 grados con calor arriba y calor abajo, sin la bandeja de agua.


Estos tiempos varían según el horno, el tipo de pan que hemos moldeado (ej. Hogaza o panecillos) y según cómo nos guste en casa, si más dorado o menos.


Espero que lo disfrutéis tanto como yo al hacerlo y sobretodo al comerlo ;-). El resultado  ha gustado mucho en casa y lo repetiremos seguro. Crujiente por fuera, con una miga muy suave por dentro. No tiene sabor a miel, pero sí una textura muy suave.


Un abrazo muy grande y a hacer pan! 


Esthermomix ;-))