Sorbete de café exprés

#Postres y dulces 20 mayo 2021

Foto: Salud 180


Los viajeros cordobeses ya estaban de nuevo en el andén para ir por la línea de la costa. El tren no tardó en llegar, apenas había gente y pudieron sentarse en los asientos que daban a las ventanillas desde donde podían ver el mar. La megafonía iría anunciando las paradas y sabrían donde bajar sin necesidad de preguntar. "Próxima parada Passeig  de Gràcia" Sin saber cómo la voz gravada dijo "Última parada Estació de França". Bajaron del tren con una mezcla de sensaciones, por una lado el caos al haberse equivocado y la parte dulce fue descubrir la maravilla que era esta estación. Fue construida para poder celebrar como se merecía la Exposición Internacional de 1929. Aun podías imaginar a los pasajeros con bigote,  bombín y bastón y señoras con elegantes vestidos y preciosos tocados, o familias enteras llegando de diversos lugares de la península al acecho de un futuro mejor entre el vapor de las antiguas locomotoras.


 Se hubieran quedado allí mucho más rato pero tuvieron que reconducir el viaje, tomar el próximo tren que les llevara de nuevo a la estación de Passeig de Gràcia, cambiar de vía y esperar el tren que en este caso sí les conduciría a Canet. Esta vez si que la ventana les dejó disfrutar de las vistas al mar, aunque el día estaba legañoso y no acompañaba. Al llegar a Masnou subió un grupo de músicos rumanos que con la misma melodía de siempre, Hit the road Jack. Eran  músicos excelentes. Como siempre pasaron la gorra para recoger unas monedas y el más joven hizo sonar una melodía de su país que te transportaba a las películas en blanco y negro con un triste final.


Encarna ya estaba algo preocupada, según sus cálculos ya hace rato que tendrían que haber llegado, finalmente vio  otro tren que se acercaba a la estación, ya era el tercero desde que estaba esperando. En esta ocasión si tuvo la suerte de ver a sus amigos. Tras saludarse, los acompañó a su casa, donde les esperaba Mario.


Él lo tenía todo dispuesto solo tenia que preparar en el último momento el  sorbete de café exprés


Pondría en el vaso 90g de leche condensada, una cucharada de café soluble y 250 g del hielo y trituraría 30 segundos a velocidad 5.


Con la espátula, bajaría el sorbete hacia el fondo del vaso y volvería a triturar 30 segundos a velocidad 7. Les hacía ilusión servirlo en las copas de cristal grueso que había heredado Encarna de su abuela. 


Si te gusta el relato dale al like de esta página.


Sigue el relato clicando aquí