CROQUETAS DE POLLO A L'AST CON Thermomix®

#Aperitivos, entrantes y tapas 12 abril 2020

Hola,


Me encantan las croquetas! De todo tipo, todas son bien recibidas. Se pueden hacer de cualquier cosa. Un día compré un pollo a l'ast y me sobró la mitad. Tenía varias opciones, comerlo tal cual en otro momento, hacer una pasta/arroz y mezclarlo troceadito, ..pero yo me lancé por unas croquetas. Pensé que ya estaba cocinado, que era muy sabroso y que con una buena bechamel seguro quedaba riquísimo. Lo hice y me encantó! Muy fácil y rico. Eso sí, tardé bastante entre que hacía las croquetas, las rebozaba y demás, así que, yo que soy muy práctica he ido perfeccionando la técnica y ahora os la voy a explicar. Así a lo mejor os inspiro/ayudo y mejoráis vuestra táctica croquetera. A veces por lo que ensucias te da pereza hacer croquetas, a mi con mi manera de hacer, se me ha pasado la pereza.




Ingredientes


Medio pollo al ast


150-250 gr pan (duro o no)


Para la bechamel:


40 g de mantequilla


500g de leche entera


40  g de harina de trigo


½  cucharadita de sal


2 pellizcos de pimienta molida


2 pellizcos de nuez moscada molida


Preparación


1-Lo primero que hago es limpiar el pollo de huesos, pieles y cartílago y lo dejo reservado en un bol.


2-Por otro lado, preparo el pan con el que voy a empanar las croquetas. Lo podéis hacer con pan rallado comprado o mi recomendación, rallarlo vosotros con el pan que os ha sobrado duro o no, es igual. Yo tenía unos chuscos en el congelador que tenían varios días y decidí que los descongelaba y rallaba para mis croquetas. Saqué un rincón del congelador y de paso tenía el pan perfecto. Pongo el pan troceado en mi Thermomix® limpio y seco y pongo el modo turbo 2 segundos. Si veis que le falta algún segundo más repetís el paso. No busco que me quede polvo, me gusta más un poco más grande, ya veréis el motivo ;-). Reservar en una bandeja de horno.




3-Bechamel: Si tenéis el Thermomix® TM6 os recomiendo que hagáis la bechamel con el modo espesa (utilizando la recta guiada) queda genial y es especial para las salsas. Si tenéis otro modelo seguir la receta guiada normal o lo que pon en éste blog y os quedará perfecta.


Poner en el vaso la mantequilla, la leche, la harina, la sal, la pimienta y la nuez moscada e iniciar el modo Espesar /100°C (aproximadamente unos 12 minutos según volumen, el Thermomix® lo calcula automáticamente). Cuando la salsa esté cocinada, ajustar el punto de sal o nuez moscada al gusto. Reservar en un bol.


4-Con el vaso de hacer la bechamel apurado con una espátula, poner los trozos de pollo dentro. Programar turbo 2 segundos y verificar el grosor del pollo. Si os han quedado trozos grandes, repetir hasta que queden trocitos pequeñitos. Poner en un bol grande.


5-Ya tenemos todos los ingredientes por separado y hace falta nuestro montaje. De normal, necesitamos que la masa de croquetas para hacerlas estén bien frías. En caliente cuesta mucho de manipular. Bien, como tenemos nuestro pollo ya frío en un bol, lo que haremos es poner al gusto unas cucharadas de bechamel. Yo pongo más de la mitad de mi bechamel dentro del bol y lo mezclo con una espátula. También lo podemos hacer con el Thermomix® , la mezcla, pero así controlo más que no me queden ni muy líquidas ni muy espesas y añado al gusto.


6- Hecho esto, pongo la masa en una manga pastelera de Thermomix® (utilizo estas ya que se adaptan al cestillo y me permiten manejar todo con más comodidad).


7-La masa al mezclar con el pollo está templada, lo que me encanta es que al hacerlo con una manga pastelera, no me tengo que esperar a enfriar la masa, y puedo seguir con la receta. Con la masa en la manga y el pan rallado preparado en mi bandeja procedo a a hacer mis "xurritos de croqueta"



8-Corto la punta de la manga pastelera del grosor que quiero mi croqueta. Me encantan las croquetas de capricho, pequeñitas de las que puedes repetir sin remordimientos. Así que cortado a mi gusto empiezo a hacer churros largos sobre mi pan rallado.


9-Moviendo un poco la bandeja o ayudándonos con las manos, rebozamos nuestra masa de croquetas, haciéndola rodar sobre el pan.


10-Con unas tijeras o con un cuchillo hacemos cortes de la misma longitud en nuestros churros formando nuestras croquetas definitivas.


11-Estas croquetas ya hechas las podemos congelar, freír o como me encanta el día que las hago, las horneo! Menos grasas, no ensucio nada más y quedan súper crujientes.


12-Las croquetas que no he congelado, las distribuyo por la bandeja donde aún nos queda pan rallado. Precaliento el horno a unos 200ºC y cuando está bien caliente pongo mis croquetas en el interior. Cuando están doradas al gusto, las saco. Todos los ingredientes están ya cocidos con lo que sencillamente, cuando tengan el color que nos gusta las sacamos!.


La importancia de utilizar el pan rallado casero o fresco. Al hornear, las croquetas son mucho más light, al estar en la superficie de la bandeja el pan no queda ni mojado ni maltratado, se mantiene tan cual lo dejas en la croqueta, se tuesta y queda especialmente crujiente, espiculado y perfecto. Os recomiendo que lo probéis y seguro que repetiréis ya que con pan rallado en casa, todo mucho mejor!!



Espero que os hayan gustado mis truquitos croqueteros y que se os haya ido la pereza de las croquetas, hacer las vuestras y enseñarme vuestras obras de arte!


Un abrazo,


Esthermomix ;-)