Pan de leche

#Masas, panes y repostería 22 junio 2021


Foto: ABC


Extrañamente había bajado la temperatura en Córdoba y Reyes se puso a preparar una de sus masas preferidas, Pan de leche.


Engrasó ligeramente un bol grande. Puso en el vaso del Thermomix® 50 g de mantequilla cortada en trozos, 300 g de leche, 20 g de levadura prensada fresca desmenuzada y  60 g de azúcar y templó 3 minutos a 37°C y velocidad 2.


Añadió 550 g de harina de fuerza y una cucharadita y media rasa de sal  sal y amasó 3 minutos. Puso la masa en el bol preparado, cubrió con film transparente o con un paño húmedo y dejó reposar en un lugar templado hasta que doble su volumen, aproximadamente una hora. Forró una bandeja de horno con papel de hornear y reservó. Dividió la masa en 3 partes y formó un cordón de aproximadamente 45 cm con cada una. Juntó los 3 cordones por uno de sus extremos, trenzó y unió el otro extremo. Puso la trenza en la bandeja de horno preparada, cubrió con un paño húmedo y dejó subir de nuevo en un lugar templado hasta que dobló su tamaño. Mientras tanto, precalentó el horno a 180°C.


Pinceló la trenza con un huevo batido y horneó durante 25-30 minutos (180°C).


Dejó enfriar sobre una rejilla, recogió la cocina y llamó a Sergio para decirle que viniera a buscarlo. Ella con un trozo tenía bastante, tenía que cuidarse. 


Hoy era la inauguración de las obras de Chen en su propia galería, en la exposición colaboraban otros artistas andaluces amigos de la galerista. Sergio tenía que ir, pero para él era un mundo que no conocía y se sentía totalmente desplazado. Por más que se esforzaba, no entendía cómo algunas de las obras que expondrían tuvieran ese precio y mucho menos que alguien lo pagara. Le despertó  curiosidad una que estaba hecha con figuras de plástico de cowboys e indios, eran iguales que los que él había tenido de pequeño, pero nunca se le hubiese ocurrido ensartarlos en un alambre de cobre y colgarlos de lo que fue una lámpara de pie. Llegó a la exposición un poquito antes de la inauguración, besó a Chen que estaba saludando a muchos visitantes y tímidamente se fue colocando en un rincón de la galería junto a un enorme ventanal con vistas al Guadalquivir, deseando que el tiempo pasara rápido.


Si te gustó el relato dale al like de esta página.


Sigue el relato clicando aquí.