Barritas energéticas de frutos secos (Triatlón)

#Dietas especiales 02 mayo 2021

 Foto: Amazonical


El triatlón continuaba todavía con la prueba de natación. Corita se miraba el espectáculo desde lejos. Se había sentado en uno de los escasos bancos que quedaban vacíos. Encarna seguía preocupada por Mario y el resto seguían con sus conversaciones en paralelo. Joan se quedó con su amiga para calmarla.


En estos casos es muy importante que en cuanto acabe tome algo que le ayude a reponerse. Por casualidad tengo aquí un par de barritas energéticas de frutos secos.  Son fáciles de preparar 


Has  de precalentar el horno a 180°C. Forrar una fuente de horno de aprox. 20x30 cm con 2 tiras de papel de hornear cruzadas y reservas.


Pones en el vaso 30 g de semillas de lino y pulverizas 10 segundos a velocidad 10.


Añades en el vaso 150 g de dátiles sin hueso y150 g de orejones de albaricoque  y picas 10 segundos a velocidad 6. Añades 100 g de nueces en mitades y 100 g de almendras tostadas sin sal  y picas 10 segundos a velocidad 5. Incorporas  50 g de harina de arroz, 40 g de copos de avena, un pellizco de sal media cucharadita de levadura química en polvo, media cucharadita de bicarbonato, 60 g de jarabe de arce, una cucharadita de vainilla líquida y un  huevo y mezclas  10 segundos a velocidad 4. Viertes la mezcla en el molde preparado y, con una cuchara mojada, nivelas la superficie. Marcas con un cuchillo el corte de las barritas (aprox. 5x10 cm). Horneas durante 25-30 minutos (180°C) o hasta que esté dorada la superficie. Retiras del horno y dejas  enfriar dentro del molde (aprox. 30 minutos). Desmoldas tirando del papel de hornear y terminas de cortar las barritas. 


En esta ocasión dejaron la prueba de natación para el final, pero nadie se podía acercar hasta que no finalizara. Encarna y Mario habían quedado que al finalizar se verían en un chiringuito de la playa, pero aun tardaría un poco. Corita ya estaba cansada y sus primos se fueron con ella. Sori tenía que marcharse a Badalona y no quería pillar mucho transito. Sonia tenía toda la cas patas arriba. Solo quedaron los de Cardedeu con Encarna. 


Al llegar al chiringuito Encarna pidió una tila, Alfons un pacharán y Joan un zumo de melocotón.  Mientras se acababan de acomodar vieron llegar a Mario con la mejor de las sonrisas.  Ya en la mesa y tras saludar a los chicos se abrazó con Encarna gritando.


- Segundo, he quedado segundo. 


- ¡Felicidades mi amor! 


- Eso si, estoy cansadísimo pero feliz.


- Mira lo que tengo para ti. Las ha hecho Joan. Te irán bien - dijo Encarna acercándole el par de barritas


- Perdonad, vengo de subidón y no os he dicho nada. ¿Cómo estáis chicos?


- Pues muy bien, hemos tenido una comida en casa de Sonia con un grupo de viejos conocidos - dijo Alfons. 


- Se acercó el camarero y le preguntó si tomaría algo.


- Un batido de chocolate, por favor.


Si te a gustado el relato dale al like de esta página. 


Sigue el relato clicando aquí