Brocheta crujiente de gambón con salsa de mango (Maica)

#Aperitivos, entrantes y tapas 26 diciembre 2020


Ya estaban los ochos nadadores preparados junto a sus calles. Sonó el disparo que anuncia la salida y todos a la vez iniciaron la coreografía que suponía lanzarse al agua. A los pocos metros sintió un fuerte calambre en la pierna izquierda que le causó un dolor terrible. Se detuvo de inmediato y una de las socorristas se lanzo  en su busca. Lo ayudaron a salir del agua y le dieron un albornoz. En aquel momento brotaron las lágrimas de sus ojos y lloró amargamente. No le importaba ganar, pero siendo cómo es, se sintió fatal al desviar el protagonismo hacia algo que no fuera el obtener dinero para la restauración. La competición siguió, de hecho por megafonía anunciaron el nombre del ganador, pero para él no tenía ningún sentido. Fue cojeando hacia el vestuario, tomó una ducha y después fue al botiquín. El señor Mariano, que llevaba en ese puesto casi treinta años, le dio una friega con alcohol de romero y después una pomada, pero no se fijó en el nombre. 


Joan y las chicas le estaban esperando. Se abrazó a Joan y de nuevo comenzó a llorar. Maica y Sori observaban compungidas. Cruzaron sus miradas y a Maica se le ocurrió una gran idea. No hacía mucho, dos calles más arriba, subiendo la rambla, habían inaugurado un gastrobar donde hacían unas tapas y pinchos estupendos. 


-¿Que os parece si vamos hacer un aperitivo?


-¡Ostras, es una muy buena idea! Yo también lo había pensado. La semana pasada vine con unas amigas y es genial. Dijo Sori. 


A Alfons le emergió su bonita sonrisa y abrazó a ambas. Sabe que tiene muy buenas amigas. Llegó con dificultad y agradeció que justo hubiera mesa libre en la terraza. Tomaron asiento y revisaron la carta.  Era muy difícil pedir entre tantos manjares, pero Sori les recomendó las brochetas crujientes de gambón con salsa de mango y unos chips de yuca. Tampoco era cuestión de comer demasiado. Todos pidieron cerveza.


Maica vio frustrada la posible llamada de Marisa, no había dicho nada a la cuadrilla y le sabía mal romper el encanto del momento. Así que envió un mensaje a Marisa, informándole brevemente de lo ocurrido. De repente  oyó un sonido que le era conocido, pero diferente. Y dijo:


-Suena cómo un Thermomix® , pero es diferente. ¡Que extraño!


-No, al TM6 le puedes cambiar el sonido- dijo Joan.


- ¡Ah! Pues me parece genial.


Sonó el teléfono de Alfons. Era un mensaje de Enric, otro de los organizadores.


Brocheta crujiente de gambón con salsa de mango:  https://cookidoo.es/recipes/recipe/es-ES/r67097


Si quieres seguir el relato .https://thermomix-barcelona.es/juan-de-haro-navarro/masas-panes-reposteria/mantecados-de-almendra-una-paloma/