Cardo con almejas langostinos y bacalao (Caldero)

#Legumbres y platos de cuchara 28 enero 2021

Foto: Hola!


Había recogido todo el obrador después de hacer el caldero de morcillas. Con la poca fuerza que le quedaba subió a casa. Una clienta le había regalado un par de matas de cardo. Aún tenía tiempo de limpiarlo antes de ir bajar de nuevo a la carnicería. El cardo no era una de sus verduras preferidas, pero le relajaba el limpiarlo. Primero le quitaba las hojas y después le iba sacando aquellas hebras que lo cubrían, como si fuera hilando. A su hermano le gustaba más que a  ella, así que lo preparó de buen grado. Chicho, como cada tarde no se movía de su sillón preferido y emitía un ronroneo que tranquilizaba a Mari. Se oyó la puerta de la calle. Julio ya había llegado con un pequeño paquete en la mano. Saludo a su hermana y se acercó a la cocina. En un plato tenía un par de trozos de pollo con tomate que había sobrado de la comida de ayer y unas judías verdes. Lo metió en el microondas y mientras se calentaba la comida se cambió de ropa. A Chicho se le despertó la curiosidad con el  olor que venía del paquete que  traía el recién llegado. 


- Me han dado un trozo de solomillo de ciervo.


-¿Ahora también despedazáis ciervo? -Preguntó Mari extrañada.


-No, que va. - Julio relató lo sucedido .


-Espero que no te hayas metido en ningún lío, lo que nos faltaba.


-No creo, yo me he limitado a recibir un trozo de carne. Es cómo si me hubieran dado patatas.


-Pues mételo en el congelador, esos bichos han de estar unos días reposando antes de cocinarlos.


-Me han dado una receta con la Thermomix® . Está en cookidoo. El domingo lo haré.


Los dos estaban muy cansados, así que la conversación acabó aquí. Mari había bajado al congelador que tienen junto al obrador.  Aprovechan la comandas a los comerciales para comprar pescado congelado y así se ahorran el ir a comprarlo y les sale más barato. Se subió unos cuantos langostinos, un buen puñado almejas y unos preciosos lomos de bacalao.  Así ya tendría Julio todo preparado para hacer Cardo con almejas, langostinos y bacalao.


Se lavó las manos y cuando se las estaba secando sonó el teléfono. Era su prima Begoña.


-¡Hola Bego!- Begoña estaba muy nerviosa y la cobertura no era muy buena.


-Begoña, no te entiendo. Sólo he oído Mariano y policía. ¿Qué ha pasado? ¡Bego, Bego!


Enlaza la historia desde aquí