Ensalada especiada de garbanzos

#Legumbres y platos de cuchara 31 mayo 2021


Foto: El País


No sabía cómo se había podido dejar convencer, lo cierto es que ya estaba todo en marcha y no lo podía parar. Le daba mucha pena cerrar la tienda de Barriogüesca, eran muchos años pero ya se les quedaba pequeña y era imposible el nuevo proyecto con las dimensiones de ese local. También se ahorraría las muchas veces que la habían venido a molestar en cualquier momento del día por tener la vivienda encima. Ahora su casa sería su casa y el trabajo el trabajo. 


El nuevo local no podía estar más céntrico. Hasta hace poco allí estaba la sede de un gran banco y justo hacía esquina con las dos calles más comerciales de la villa y frente al ayuntamiento. A la tarde había quedado con uno de los chicos que le estaba preparando la decoración, y nos disponía de mucho tiempo, suerte que con cookidoo filtrando conseguiría en poco tiempo tenerlo preparado.


Se puso a preparar  una ensalada especiada de garbanzos.


Lavó en el cestillo los garbanzos del bote de 400 g  y los escurrió bien. Cortó aproximadamente 50 g de cebolla en juliana y lo puso  junto con los garbanzos escurridos y unos 400 g de tomate en una ensaladera.


Puso en el vaso del Thermomix®   150 g de cebolla, 2 dientes de ajo, ½ cucharadita de comino molido,1 pellizco de pimienta de Cayena molida, 60 g de aceite de oliva, 6 ramitas de perejil fresco (solo las hojas),6 ramitas de cilantro fresco (solo las hojas), 1 cucharadita de sal y 1 cucharada de zumo de limón. Troceó 3 segundos a velocidad 5. Vertió en la ensaladera y removió bien. Lo metió en el frigorífico para tenerlo listo para el medio día.


Muy lejos de Ejea, en Canet Chen seguía pensando en ese puzle que se le había presentado de golpe. Seguía con la pulsión de ser madre, pero la noticia de Sergio no quería que fuera un problema para que él pensara, en el caso de decidir ser madre soltera, que su impulso de travestirse tuviera ninguna importancia en su decisión. Para ella eran cosas diferentes, pero para Sergio...


Estaba sentada en la terraza de sus amigos cuando oyó la puerta abrirse. Era Encarna que venía muy cargada y exhausta. Se había apuntado para hacer unas jornadas de pesca submarina en Palamós y venía con una pequeña mochila con la ropa, una pequeña nevera portátil y una sonrisa de felicidad.


-Encarna, que feliz te veo. 


-He pescado un congrio espectacular.


Si te ha gustado la receta dale al like de esta página


Sigue el relato clicando aquí