Ensalada templada de lentejas, coliflor y judías (Eva ya está en casa)

#Verduras, hortalizas y ensaladas 04 marzo 2021


Foto El País


José y Rosa se conocieron en  una asociación juvenil donde realizaban todo tipo de actividades culturales y educativas. Fueron haciéndose adolescentes en ella. El local estaba en Santa Coloma y todos los sábados se encontraban allí. Poco a poco el cariño que se tenían se transformo en enamoramiento y en unos campamentos en el Pedraforca se juraron amor eterno junto a un enorme abeto que se los miraba dando su aprobación.  Ese amor fue madurando y empezaron a hacer otro tipo de actividades, dejando la asociación juvenil más apartada de sus vidas, pero no sus amistades. Empezaron a apasionarse por los viajes. Se consideraban viajeros y no turistas, intentaban vivir al máximo en las calles de las ciudades y pueblos que les acogían. Con el tiempo tuvieron la necesidad de viajar con sus antiguos amigos de la asociación, pero no todos tenían los mismos intereses, la edad transforma a las personas. Su primer viaje internacional fue al Atlas marroquí con un viaje organizado, pero fuera de zonas turísticas. Allí es donde conocieron a Maica. Con el tiempo fueron grandes amigos y festejaban cumpleaños, lloraban en momentos de crisis y fueron muy felices cuando Eva llegó a sus vidas. Cuando Eva cumplió cinco años decidieron pasar unas vacaciones en casa de unos familiares de unos conocidos que vivían en Bolivia. Llegaron a La Paz a principios de enero. José era profesor y se había pedido una excedencia y Rosa dejó el centro de yoga para poder viajar unos cuantos meses por el cono sur. El tiempo pasó volando e hicieron muchos amigos allí que tenían familia en Barcelona. Uno de sus nuevos amigos les pidió el favor de que le trajeran un pequeño regalo para un primo. José ni se lo pensó. Tenían muchas ganas de llegar a casa. Al hacer cola para hacer el chek-in  los vinieron a buscar unos policías. El regalo que tenían que entregar era  un paquete de droga. Fueron llevados al calabozo menos la pequeña Eva, que quedó a cargo de una entidad social.  Maica en cuanto se enteró empezó a mover papeles.


- Eva, esta noche vamos a cenar Ensalada templada de lentejas, coliflor y judías. ¿Has recogido tu cuarto?


- Si Maica, huele muy bien. Me encantan las lentejas.


- Es que no tenía muchas ganas de cocinar. La coliflor y la judía quedan al dente, como a ti te gusta. Esta receta es muy rápida y original.


-¿Mañana podremos hacer una video llamada a mamá? - a Maica se le desencajó la cara.


- ¿Eva, has visto que la judías son de las redondas?


Si te ha gustado dale al like




Sigue la historia clicando aquí