Lasaña de brócoli (Llegando a Córdoba)

#Pastas y arroces 09 marzo 2021


Foto ABC


No más llegar a casa, Eva fue directa a la ducha. Llevaba tierra hasta en los bolsillos. Maica aprovechó para hacer una lavadora y preparar la mochila de la niña para el día siguiente. En el poco tiempo que llevaban juntas habían desarrollado mucha complicidad. Cada día se parecía más a Rosa. No tenía muchas ganas de cocinar. Dentro de la nevera tenía Lasaña de brócoli que sobró el otro día. A Eva le fascinaba ese plato. Cada vez que lo tenían que hacer era la primera en ponerse, es tan fino el sabor. Jamón york, nueces, la cebolla y el ajo pochaditos y esa mezcla de lácteos resultaban una delicia. Los tomates cherry era otra de las cosas que les gustaban.


-Mañana por la tarde iremos a comprarte zapatos, estos te empiezan a quedar pequeños - Eva asintió con una sonrisa.


El teléfono sonó estridentemente, no había recordado bajar el volumen.


- ¡ Encarna, que sorpresa !


-Te llamo para decirte que mañana me voy a Córdoba. Nos vamos Mario y yo. Como se que hace poco fuiste, por si querías algo de allí.


- ¿En qué vais?


- En tren.


- No, no necesito nada. Disfrutar mucho. Te he de dejar, he de acostar a Eva.


. Besos.


Antes de dormir, cuando ya lo tenía todo recogido, le gustaba salir a la terraza, tomar una infusión y fumar un cigarrillo. Echaba de menos su vida solitaria. Pero poco a poco se iría acostumbrado.


Mientras tanto en  Canet ya tenían todo preparado. Salían muy temprano y estaban muy ilusionados. Era su primer viaje juntos. Por casualidad habían comido el mismo plato que Maica, de hecho, fue la madre de Mario la que se lo enseñó a Encarna y ya formaba parte de recetas habituales en las tres casas. Además, la pareja tenían un pequeño huerto e iban sacándole buen provecho. 


Esa noche durmieron poco por los nervios del viaje. Las maletas fueron persiguiéndolos de manera escandalosa por toda la riera hasta llegar a la estación. Ya en el vagón tomaron un zumo de melocotón que Mario había comprado el día anterior en la bodega.  Tras una conversación sobre el trabajo de un amigo de Encarna y mirar cómo llegar a la mezquita por Google, ya estaban llegando a la estación de Córdoba. 


Si te gusta el relato dale al link


 Sigue la historia desde aquí