Merluza en salsa verde con gambas y chirlas (Suceso en Pasajes)

#Pescados y mariscos 16 abril 2021

Foto: Donorte.gal


Sonia y Joan esperaban al autobús que les llevaría desde San Sebastián a  Pasajes.


- La vedad es que hemos comido genial -dijo Sonia- tu merluza estaba espectacular.


- Pues tu chuletón no estaba mal.


-Yo hubiera pedido Merluza en salsa verde con gambas y chirlas, pero mi madre la hace con el Thermomix® y le sale genial.


- Esa no la he hecho nunca. ¿Cómo la hace?


- Pone en el vaso 100 g de cebolla y 40 g de aceite.  Lo trocea 3 segundos a velocidad 5 y lo sofríe 7 minutos a 120°C y velocidad 1. Luego le pone 100 g de vino blanco y, sin poner el cubilete para que  evapore el alcohol, programa 1 minuto Varoma y velocidad 1. Aquí has de tener cuidado de no inhalar tu ese alcohol. A mi a veces me pasa- dijo mientras reía.


- No me lo quiero imaginar- rio Joan también.


Bueno, después pone 200 g de agua, sal y  pimienta. Pone el recipiente Varoma en su posición untado con un poco de aceite y coloca dentro la merluza, 5 o 6 rodajas. Mi madre aclara las chirlas con abundante agua y las pone en la bandeja Varoma, sobre el recipiente. Lo tapa y programa 15 minutos Varoma y velocidad 1. Cuando ya está hecho lo aparta. Luego en medio cubilete de agua, disuelve un poco de harina. Añade al vaso las 200 g de gambas, el perejil picado y el agua con la harina disuelta. Lo pone  2 minutos más a temperatura Varoma y velocidad 1.  Después coloca las rodajas de merluza en una fuente con las chirlas y riega  con la salsa del vaso. Espectacular. Por eso no suelo pedirla fuera.


Llegó el autobús y ocuparon muy buenos asientos que les permitía poder tener buena visión. La parada estaba en el puerto , desde donde un pequeño barco te cruzaba la bahía según nos decía el conductor.  Al llegar a nuestra meta e ir a bajar recibimos por la parte de atrás del autobús un fuerte impacto que nos despidió hacia la parte delantera. Sonia pudo agarrarse a una de las barras del vehículo, los otros pasajeros también salieron disparados. El conductor perdió el control y freno justo al llegar a la orilla del muro del puerto. Fue de muy poco que no cayeran  al agua. La mayoría de pasajeros solo tenían pequeñas contusiones, pero el susto fue atroz.


La pareja de amigos se sentó en un pequeño poyete que salía de uno de los almacenes del puerto intentando recuperar el aliento.


- Joan, ¿ahora que hacemos?


Si te ha gustado el relato dale al like de esta página.


Si quieres seguir el relato clica aquí