Patatas gratinadas al estilo de Saboya (Tartiflette savoyarde) (Taller de dibujo)

#Verduras, hortalizas y ensaladas 26 marzo 2021

Foto: Directo al paladar


Ya tenía las trufas preparadas. Le resultó fácil y en casa gustaron mucho, especialmente a Gabi. Por la tarde había quedado en la Kaótika, un centro de cultura alternativa del barrio. Estaba asistiendo a clases de dibujo y ese día habían decidido llevar cada uno un plato y cenar allí. En la misma asociación a la noche harían un concierto de ukelele y no se lo quería perder. Hoy era solo ocio, nada de dibujo, pero Izarbe estaba muy contenta con su progreso. Si todo iba bien, harían una exposición en otro centro cultural de la ciudad.


Poco a poco fueron llegando todos los alumnos, en total eran doce sumando al profe, Millán trajo las bebidas, el resto platos dulces y salados. La última era Chloe, una mujer francesa que apenas llevaba dos meses en Huesca. Amaba la cocina y estaba valorando poner un pequeño establecimiento de comida preparada en la ciudad. 


-Hola chicas - dijo Chloe con un marcado acento francés - he hablado con los chicos del bar y me dejarán gratinar mi plato.


-¡Madre mía, que pinta tiene! -advirtió Izarbe. ¿Qué has preparado Chloe?


- Es una receta de Saboya. Como es una región fría la receta es bastante calórica, pero yo la he hecho para compartir, así que también compartiremos las calorías - dijo jocosamente - Son Patatas gratinadas al estilo de Saboya (Tartiflette savoyarde).


Chloe lleva tiempo buscando su espacio en el mundo. Sus abuelos maternos eran de Huesca y tuvieron que huir de la guerra siendo pequeños con su bisabuela a Toulouse.  Allí se instalaron y montaron una pequeña cristalería que con el tiempo creció y pudieron extender el negocio a más ciudades. Una de ellas en Lyon. Allí conoció a su padre y siguieron haciendo crecer el negocio familiar. En principio Chloe pensó en seguir con el mismo negocio, pero sus capacidades creativas y su amor por la cocina no la dejaban avanzar en las cristalerías. Su madre era muy comprensiva y quería que ella diera sus pasos en el mundo de la gastronomía  y unos años atrás le compró su primer Thermomix® un modelo TM31. Los ha ido teniendo todos, ahora con su TM6 estaba encantada.


La francesa apareció con la bandeja en las manos asiéndola con dos manoplas de horno.


-¡Chicas y chicos, esto hay que tomarlo calentito! - Cada cual tomó asiento y empezaron a repartir los platos. 


Si te gusta el relato dale al like de abajo


Sigue el relato desde aquí