Queso al horno con mermelada de frutos silvestres y chía

#Aperitivos, entrantes y tapas 05 junio 2021


Foto. Ok Diario.


Como Mari no disponía de mucho tiempo despachó a la señora Oliva sin darle apenas explicaciones, cosa que incomodó a la anciana que interpretó a su manera lo que había visto.


Mari estaba hablando con una de las electricistas cuando le llegó un mensaje al móvil. Eran dos de los artesanos: Jorge, productor de queso y Mari Carmen, la del chocolate; indicándole que ya habían aparcado.


- ¡Hola Jorge! Estoy en el local nuevo, en dos minutos estoy en la carnicería. - se despidió de los técnicos y marchó rápidamente. Al llegar se saludaron. Justo en ese momento llegaba Paco, el de la miel y unos minutos más tarde llegó Manolo, el otro quesero.


Mari ya había dejado la mesa puesta. En poco tiempo parecía como si todos se conocieran de hace tiempo.


- ¿Cómo va el local? - preguntó Jorge. Él era de un pueblo Córdoba, pero ya hacía unos años que había emigrado a Luesia, en un programa de recuperación de pueblos que había hecho el ayuntamiento, allí conoció a Mari Carmen y cada uno emprendió su proyecto. Paco era de Badalona y se había establecido en Luna y finalmente Manolo, malagueño pero afincado también en Luna.


-Pues va muy bien, va a ser un revulsivo para Ejea, y con vuestros productos y el de otros artesanos será algo único. Tendréis una aplicación en vuestro móvil y seréis vosotros mismos los que tendréis que ir reponiendo las existencias, es decir, si venden tres botes de miel, al cobrarlo le llegará  esa información a Paco y sabrá que stock le queda. La conversación fue a más durante toda la comida. Jorge pidió permiso para utilizar su Thermomix® y hacer un postre con uno de sus quesos. Queso al horno con mermelada de frutos silvestres y chía


Puso  en el vaso 500 g de frutos rojos frescos variados, 100 g de azúcar, un chorrito de zumo de limón , una cucharada de semillas de chía.  Colocó el cestillo en lugar del cubilete y programó 35 minutos a 95°C y velocidad 1. Vertió la mermelada en un bol y reservó.


Precalentó el horno a 180°C.


Marcó un círculo en la superficie del queso tipo camembert, cortó y levantó la corteza. Horneó durante 15 minutos( hasta que estuvo dorado).


Al  acabar lo sirvió el queso caliente decorado y acompañado con la mermelada, nueces, romero, y unos frutos rojos que había reservado junto a unos crackers. 


A Manolo le pareció que Jorge había jugado sucio.  Él no había traído nada. 


Si te gusta el relato dale al like de esta página


Sigue el relato clicando aquí