Ternera guisada con zanahorias

#Carnes y aves 30 junio 2021

Ternera guisada con zanahoriasFoto: Instituto Nutrigenómica.


Puyal se desveló y no pudo conciliar de nuevo el sueño. Hoy tenía previsto hacer Ternera guisada con zanahorias y eso tomaba su tiempo.


Sin quitarse el camisón, se lavó la cara. Se puso la bata encima y se dirigió a la cocina. Los dos gatos que la acompañaban estaban durmiendo sobre el viejo sofá. Un día de estos tendría que decirle a su sobrino que le cambiara la bombilla de la cocina, necesitaba una más potente y ella no se atrevía a subirse a la silla.


Conectó su Thermomix® y puso en el vaso 20 g de aceite y una cebolla grande cortada en octavos e inició con Alta Temperatura. Apartó la cebolla  y repitió la operación poniendo en el vaso 20 g de aceite y 500 g de morcillo de ternera a dados e otra vez a Alta Temperatura. Lo dejó junto a la cebolla. Una tercera vez en la que puso 20 g de aceite y 500 g de morcillo de ternera a dados y finalizó a Alta Temperatura .


Cuando acabó puso 200 de jerez y, sin poner el cubilete, programó 3 minutos a temperatura Varoma giro inverso velocidad cuchara. Al acabar lo unió al resto. Colocó el cubrecuchillas en el vaso y abocó todo lo que había dorado anteriormente junto a 2 cucharadas de mermelada de arándanos, una cucharada de mostaza, una cucharadita de sal, dos pellizcos de pimienta molida, 200 g de nabo en dados de pequeños, 200 g de zanahoria en rodajas de finas y 200 g de caldo de carne e inició la  Cocción lenta durante dos horas y media a 98°C.


Se tomó un vaso de leche con un poco de pan seco que quedó de la cena, miró por la ventana, el día estaba nublado y el cierzo había venido a saludar a la sierra de Santo Domingo. Se sentó en el poco trozo que le habían dejado los gatos. Empezó a recordar su llegada a Barcelona con su maleta de cartón con muy pocas pertenencias. Las calles asfaltadas y llenas de coches. Las chicas vestidas de vivos colores. Se oían diversidad de acentos. Todo le parecía maravilloso, pero también pasó miedo. Poco a poco se fueron introduciendo por las viejas calles de Sants. De repente oyó una voz exclamando-¿ Puyal, ese vestido?


Si te gusta el relato dale al like de esta página.


Sigue el relato clicando aquí