Tosta de cangrejo y atún

#Aperitivos, entrantes y tapas 16 julio 2021

Foto: Pinterest


Pasada la primera impresión de ver tan arreglada a Puyal la hizo entrar a la cocina. Para él era una cena informal entre vecinos y se sintió un poco mal al no haberla organizado con las expectativas de ella y prepararla en el comedor. Ella le dio la fiambrera con el helado que había preparado dándole indicaciones para que lo metiera en el congelador. Por suerte había preparado unas Tostas de cangrejo y atún como entrante y le daría más solemnidad al momento.


- Jorge, me ha hecho mucha ilusión que me invitaras a cenar esta noche, como puedes comprender aquí no es muy frecuente y en ocasiones las vecinas son majas, pero muy chismosas y ya no tengo edad para moderar mis opiniones.


- Pues yo feliz de hacerlo, mira prueba estas tostadas - dijo el joven ofreciéndoselas en una bandeja algo desportillada.


-Que espectaculares ¿las has hecho tu?


- Si, es super fácil, pones en el vaso del Thermomix® 150 g de cebolleta en cuartos, 250 g de palitos de cangrejo, 2 huevos duros, 2 latas de atún en aceite de oliva escurridas, 25 g de vinagre, 200 g de mayonesa y lo troceas 6 seg/vel 4. Luego cortas el pan y repartes la mezcla de palitos y atún. Espolvoreas con pimentón y ya está. A mi me gusta más tostar el pan.


Puyal se miraba a Jorge con mucho cariño, ella había sido madre de dos hijos,  Andrea que vivía en Los Ángeles y con la que se veía una vez por semana por video llamada y un niño que le dijeron en el parto que había nacido muerto, pero ella sabía que no era verdad, en estos momentos tendría la edad de Jorge. El padre de la criaturas desapareció hace mucho de sus vidas y ella tuvo que asumir la educación y todo lo demás de Andrea. Durante mucho tiempo estuvo trabajando de planchadora en diferentes hoteles, primero en Barcelona y después fue por todo el levante español hasta acabar en Zaragoza. Lo más doloroso fue tener que meter en un internado a su hija para poder hacerse cargo de ella, cosa que Andrea no le perdonó y la hace mantener una relación fría con su madre. Su hermana la intentó ayudar, pero desde Luesia poco podía hacer, eran otros tiempos. Cuando llegó la edad de la jubilación no tuvo dudas en volverse al pueblo.


Si te ha gustado el relato dale al like de esta página.


Sigue el relato clicando aquí