Ensalada de primavera con huevos poché. ( Ternura )

#Verduras, hortalizas y ensaladas 12 enero 2021

Foto Ok diario.


Hacia las once de la mañana sonó el despertador. Encarna se despertó con el desasosiego de no saber donde estaba. Solo notaba algo de arena en sus pies y en su pelo. Tenía un extraño sabor de boca. Una ligera sábana cubría su cuerpo desnudo y junto a ella estaba Mario con su pelo encendido. De repente empezó a recordar, los dos habían ido caminando junto al mar hasta llegar a casa del hortelano que tenía una modesta finca al otro lado de la vía. La variedad de plantas era infinita. ¿Cómo podía haber tanta vida en tan pocos metros? Compraron algún tomate para ensalada, pimientos, un par de pepinos, una hermosa lechuga y una buena bolsa de judías verdes, de esas redonditas. Tras abonar la verdura  se agarraron de la mano y prosiguieron camino hasta regresar al mar de nuevo. Ya empezaba a anochecer y la brisa, aunque algo fría, era agradable. Se sentaron en la arena junto al único chiringuito que había abierto, al tercer mojito Encarna empezó a perder la noción del tiempo. Su siguiente recuerdo es verse tapada por una agradable sábana blanca de algodón egipcio. Se alejó un poco de su amante para poder observarlo mejor. Un rayo de sol besaba su espalda y parecía emerger de una pintura barroca desde el lienzo blanco de las sábanas. Poco a poco Mario fue despertando y de nuevo la agarró de la mano, se acercó a él haciéndose uno y descansaron un poco más. 


De repente se oyó un estrepito en la calle. La pequeña casa era una bonita planta baja que había pertenecido a los abuelos de Mario. Al ser el único nieto fue el heredero. 


A través de las persiana Encarna y Mario vieron que dos coches habían tenido un pequeño accidente. Se miraron, vieron que ya eran casi las tres, así que se dispusieron a hace una Ensalada de primavera con huevos poché. No era la primera vez que Encarna la hacía y a ella los huevos le gustaban menos cocidos, así que cambió los tiempo de cocción de los huevos, con cuatro minutos y medio sería suficiente.


Mientras Encarna preparó la mesa, Mario hizo la comida, cortó las judías y las puso en el vaso. Después los huevos en el cestillo y finalmente hizo la vinagreta y montó la ensalada Había modificado el sonido del Thermomix® y ahora le había puesto el de una guitarra. La ensalada estaba lista.  


Clica aquí para seguir el relato