Thermomix® Barcelona

Joan De Haro Navarro

Mi nombre es Joan, soy un enamorado de la cocina en todas sus vertientes. Mi formación es de educador  social, pero para mi, trabajar en Thermomix® es un sueño. Puedo ayudarte con tus dudas. Mi blogosfera quiero que sea espacio dinámico y con la participación de mis clientes. Desde hace un  tiempo he decidido ir haciendo un relato donde enmarcar las recetas. Te invito a seguirlos. 

Mi nombre es Joan, soy un enamorado de la cocina en todas sus vertientes. Mi formación es de educador  social, pero para mi, trabajar en Thermomix® es un sueño. Puedo ayudarte con tus dudas. Mi blogosfera quiero que sea espacio dinámico y con la participación de mis clientes. Desde hace un  tiempo he decidido ir haciendo un relato donde enmarcar las recetas. Te invito a seguirlos. 

Bebida para las defensas (Después de la tempestad)

03 enero 2021
03 enero 2021
Categoría:


 Foto el Español.


Después del calambre en la pierna a Alfons le costó recuperarse.  Maica se excusó y finalmente se fue a su casa. Se quedaron Sori, Joan y Alfons. Ella propuso hacer un pequeño paseo, aunque solo fuera rodear por el exterior la antigua gran superficie comercial que hay junto al polideportivo. A Alfons aun le dolía un poco, pero tenía que llegar al coche y reunirse con Enric, al parecer las cosas no habían ido tan bien como pensaban con la captación de dinero. Pasada una media hora, ya empezó a recuperar la normalidad en la pierna y se dirigieron hacia el coche, subieron y llevaron a Sori a su casa. Antes de despedirse comentó.


-¿Tenéis mucha prisa?


-Un poco. ¿por? Dijo Alfons.


-Si te esperas un momento te bajo una cosa.


Que misterio. Vale, no tardes.


Sori subió los escalones de dos en dos y en un momento ya estaba conectando su Thermomix® , pelando un par de limones y un trozo de raíz de jengibre. Lo colocó todo en el vaso, puso cuatro cucharadas de miel de Astorga y un buen chorro de agua fría. En diez segundo lo tenía. Lo coló todo a la vez que lo ponía en una bonita botella de cristal y casi se teletransportó al coche de sus amigos.


Alfons la miró con ojos de curiosidad.


-Mira, esta bebida es milagrosa. Me lo dijo una amiga y en su casa no falta nunca. Ve tomando sorbos y a la tarde ni te acordarás del percance de la pierna.


-De acuerdo. Dijo Alfons a la vez que tomaba el primer sorbo. Se despidieron los tres y Joan y Alfons se dirigieron hacia el puerto de Badalona. Habían quedado con Enric a Can Marius. Al llegar al restaurante tuvieron que esperar todavía unos minutos que llegara el otro comensal. 


-¿Que querréis tomar? Preguntó un joven camarero.


-Una cerveza y un agua . Dijo Joan.


Al momento llegó Enric con una triste sonrisa. Es una persona entrañable, pero quiere abarcar más de lo que puede. Se saludaron y él tomó sitio.


-Sesenta y cinco mil euros. Dijo Enric. El coste de la obra para reparare reloj era setenta mil euros.


-¿Faltan sesenta y cinco mil euros? Preguntó Alfons.


-No, eso es lo que se ha recogido.


Alfons estaba confuso, era un dineral. Ya casi lo tenían todo.


-Ostras, eso es fantástico.


-Hombre, aun faltan cinco mil.


-Ya se nos ocurrirá algo. Es genial.


Joan por su parte, no hacía más que enviar mensajes por el móvil. Tras el último recibido alzó la cabeza y dijo.


-Ya tenemos los cinco mil que faltan.


A Alfons ya no le molestaba la pierna.


Bebida para las defensas.


Clica aquí y sigue el relato


 


 

Solicita demostración
03 enero 2021