Limonada alcalina (Dibujando)

#Dietas especiales 30 marzo 2021

Foto Directo al Paladar.


Chloe se levantó nerviosa. Hacía mucho que no iba a la de montaña. Tenía unas zapatillas deportivas de hace ocho años y que apenas usaba. Le daba pena tirarlas y las llevaba consigo en cada una de las mudanzas que hacía. Días atrás las lavó y habían quedado perfectas. Hoy estrenaría el termo que había comprado en el Coso. Tanto servía para caliente como para frío y ella hizo una Limonada alcalina con la Thermomix® . En la casa que tenía alquilada había un limonero. Puso un par de limones lavados y cortados por la mitad y un litro de agua en el vaso y trituró 2 segundos a velocidad 10. Después introdujo el cestillo en el vaso y sujetándolo con la espátula, vertió la limonada en una jarra. Añadió 30 g de azúcar, media cucharadita de sal, media cucharadita de bicarbonato y lo puso en una botella dentro de la nevera. Antes de salir, con la ayuda de un embudo, lo paso dentro del termo.


Jairo había pasado primero a buscar a Izarbe, y ella envió un menaje a Chloe para que bajara. Finalmente fueron ellos solos, pues entre el material de dibujo y las bolsas con comida, no quedaba mucho espacio. 


Al llegar a Alquezar comenzaron a bajar hacia el rio, se colocaron cada cual para buscar una buen encuadre y empezaron sus proyectos. 


A la misma vez llegaron a Alquézar Sori y una de sus compañeras de trabajo, Carmen, que tenían ganas de pasar unos cuantos días solas y desconectadas. Habían alquilado una casa rural a las afueras del pueblo. Había sido una paridera y la nieta del pastor la habilitó como vivienda. Tenía una placa solar integrada en el techo y no le faltaba de nada. Así que se trajeron el Thermomix® de Sori. El problema era el wifi, pero Sori previamente había puesto una buena colección de recetas en marcadores y no tendrían problema para cocinar. 


Si te gustó el relato dale al like de esta página.




Sigue el relato desde este enlace