Thermomix® Barcelona

Joan De Haro Navarro

<p>Mi nombre es Joan, soy un enamorado de la cocina en todas sus vertientes. Mi formación es de educador  social, pero para mi, trabajar en Thermomix® es un sueño. Puedo ayudarte con tus dudas. Mi blogosfera quiero que sea espacio dinámico y con la participación de mis clientes. Desde hace un  tiempo he decidido ir haciendo un relato donde enmarcar las recetas. Te invito a seguirlos. </p>

Mi nombre es Joan, soy un enamorado de la cocina en todas sus vertientes. Mi formación es de educador  social, pero para mi, trabajar en Thermomix® es un sueño. Puedo ayudarte con tus dudas. Mi blogosfera quiero que sea espacio dinámico y con la participación de mis clientes. Desde hace un  tiempo he decidido ir haciendo un relato donde enmarcar las recetas. Te invito a seguirlos. 

Sopa de ajo (Viviendo en la Corona)

21 marzo 2021
21 marzo 2021
Categoría:

Foto: Gadis


Al llegar a casa Oliva se encontró al gato esperándola y maullando


- ¿Qué pasa alcahuete? Ya he llegao. Y tu aquí solico. ¿Tienes hambre hijo? Ahora preparo algo. ¡no seas canso!


Entró en su habitación y dejó la pequeña maleta sobre la cama. Lo primero que hizo fue quitarse los zapatos. Le habían salido muy buenos, pero tenía los pies hinchados y necesitaba recomponerse. La casa estaba algo fría. Encendió la estufa de butano que calentaría la cocina muy rápido. Sus hijos le decían que tenía que poner calefacción, que cualquier día de estos les iba a dar un susto con el butano,  pero para ella sola le parecía un derroche. Por debajo de la puerta había un par de cartas. Una era el recibo del agua y la otra  una citación para ir al oculista. Estaba en lista de espera para que la operasen de cataratas. Por un lado tenía muchas ganas de operarse, pero por el otro le daba miedo. A su vecino Mariano lo habían dejado peor. No le gustaba mucho viajar, ella estaba acostumbrada a cocinar sus platos y sabe lo que se ponía.  Tenía el estómago un poco revuelto y pensó en hacerse una Sopa de ajo.


Hace dos Navidades sus hijos le regalaron una Thermomix® y ella pensó - ¡Madre de Dios! ¿Qué voy a hacer yo con semejante maquinica? Pero poco a poco se fue a costumbrando y ahora casi todo lo hace allí. Tenía bastante artrosis y de este modo no tenía que estar trasteando tanto con los cuchillos. 


Tenía una bolsa con ajos pelados que le preparaban en la frutería y así le resultaba más cómodo. 


-Fina, la frutera es muy maja. A ver si tenemos suerte y se nos casa ya con ese novio navarro que tiene. Un palmico más de alto no le iría más, eso de que ella tenga que ir plana pa no pasarle... -iba hablando Oliva sola por la casa - En la receta dice que le ponga jamón, pues a mi el jamón me gusta con pan y tomate. Unas buenas magras con pan de moño tostadas, que güenas. 


Mientras la Thermomix® iba haciendo la cena sacó un yogur de la nevera, no le gustaba muy frío. Abrió una pequeña lata de comida para gatos. El minino enseguida la olió y se acerco hacia ella.


-Venga laminero, a comer un poquico - le cambió el agua y se sentó cinco minutos. La musiquilla de la  Thermomix® la avisó que ya podía poner los huevos a la sopa. Ella siempre había tenido gallinas, pero ahora le resultaba muy pesado. Abrió una bolsa de pan para hacer migas, incorporó un puñado y dejó reposar. Mientras tanto puso la mesa, conectó la tele y peló una naranja. Se sirvió y dijo- ¡Buen provecho!   


Si te ha gustado el relato dale al like que debajo.




Sigue el relato clicando aquí.
 

Solicita demostración
21 marzo 2021