Crema de espárragos verdes con pistachos

#Sopas y cremas 09 junio 2021


Foto: Alimente.


Llegó la hora de comer y Chen solo con el olor ya se  le removía el estómago. Rosario se acercó a ella y le preguntó si le apetecería una Crema de espárragos verdes con pistachos. Chen asintió, siempre le habían gustado los pistachos y los espárragos, le pareció buena combinación.


La anfitriona se fue para la cocina y montó de nuevo el vaso del Thermomix® que acababa de lavar. Lo secó con esmero y lo conectó.


Puso en el vaso 100 g de puerro (la parte blanca) cortado en rodajas y 30 g de aceite de oliva. Troceó 2 segundos a velocidad 5. Con la espátula, bajó los ingredientes hacia el fondo del vaso.


Añadió 130 g de patata cortada a dados pequeños y sofrió 6 minutos 120°C y velocidad 1.


Añadió un manojo de espárragos verdes sin la parte leñosa, en trozos y 1000 g de caldo de verduras,  sal, y pimienta y 100 g de pistachos pelados y sin sal y programó 18 minutos a 100°C y /velocidad 1. Después, trituró 2 min a velocidad 10.


Ya se pudieron sentar todos en la mesa. Reyes no paraba de mirar disimuladamente a la asiática y reforzar su teoría. En un momento que Rosario fue a la cocina se levantó para poder hablar con su hija. 


- ¿Rosario, tu sabías algo?


- ¿De qué? 


- ¿De la relación de tu hermano y que está embarazada?


- Que Sergio estaba con una chica, si. Que sean o no pareja, no. Y lo del embarazo está por ver. Cuantas veces has sentenciado a pobres amigas mías con lo que luego fue un virus intestinal. O a la hija de Carmen. Creo que hay que esperar y no tener nada por real hasta que no te digan.


La sobremesa continuó apacible. Chen ya se encontraba bastante mejor. Rosario había preparado una macedonia con melón, sandía, cerezas y peras que estaba fresquita y muy apetecible. Sergio y su chica dejaron la casa de Rosario. Reyes no tardó mucho en salir. No se quería perder la novela.


El calor en Córdoba ya empezó a ser excesivo, pero Sergio no vivía muy lejos. Decidieron refugiarse hasta que refrescara y poder acompañar a Chen a su piso, junto al viejo mercado Victoria. 


Ella recibió un mensaje con la foto del cartel de la exposición. Resultó bonito, pero no habían puesto la foto del cuadro que ella había elegido. Hoy no tenía fuerzas, mañana sería otro día.


Si te ha gustado el relato dale al like de esta página.


Sigue el relato clicando aquí