Yuca al vapor con picada de ajo y perejil (Elpidia)

#Cocción en varoma 26 febrero 2021


Foto: Buen provecho.


Hacía muchos años que dejó Santa Isabel, actualmente Malabo. Abandonó la isla y jamás regresó. Aún recuerda el eterno viaje en barco hasta llegar a las costas malagueñas. Lo de navegar no lo llevaba muy bien, pero su amor al mar era perdurable en el tiempo. Nunca había vivido lejos de él. Desde Málaga se trasladaron a vivir al barrio chino barcelonés. No entendía cómo había personas externas a él que le tuvieran miedo. Desde el primer momento tanto ella cómo sus padres habían sido muy bien acogidos. Al principio vivieron en la pensión de Maruja, una viguesa  menuda y rubia, pero con mucho desparpajo que alquilaba habitaciones del primer piso por horas y las de más arriba por meses.   Elpidia no entendía ese trasiego de caras al principio, nunca llegaba a conocerlos, como si hacía con  el resto de inquilinos. En su habitación vivían su madre, sus dos hermanos y ella. No les fue difícil encontrar trabajo.  Su madre vendiendo las entradas del cine Lux en Santa Coloma, su hermana Serafina de dependienta en una mercería y Atanasio como mozo de almacén en el puerto, donde perdió la vida en un accidente laboral. Ella turnaba su trabajó entre servir copas en una cafetería del Paralelo y limpiar las casas de algunas de las clientas de la cafetería. Allí conoció a Corita. Con el tiempo, el Paralelo fue perdiendo su glamur, la cafetería se transformó en una hamburguesería de una cadena americana   y ya no contaban con ella. En esa época buscaban camareros en un centro comercial de Cabrera de Mar, se presentó y consiguió entrar. Pero nunca dejó  a Corita. Para ella era como una especie de hermana mayor. Siempre la acompañó. En el entierro de su madre se quedó a dormir en su casa.  Y durante  todos los años que estuvo enferma su hermana de un cáncer que no superó. Corita era su única familia.


A su a miga le encantaba la yuca hecha de la manera más sencilla. Desde que llegaron africanos a Mataró no era difícil encontrarla.  Así que aprovechó para hacer una crema de verduras con unos restos de calabacín y puerro que tenía en la nevera y hacer Yuca al vapor con picada de ajo y perejil .  Mañana le daría una gran sorpresa a su amiga. 


Sigue la historia clicando aquí.