Gominolas

#Alimentación infantil 03 abril 2021

 Foto :Hola


La escapada llegó a su fin. Quisieron despedirse del pueblo y se fueron a dar una paseo con el fin de llegar a la panadería. Carmen pidió un bocadillo de longaniza y Sori uno de queso de Radiquero. Después de desayunar compraron pan y algunas tortas. Llegaron a la cabaña y en un momento hicieron la maleta. Pusieron música de Ismael Serrano que las acompañó en el trayecto. Poco a poco el Somontano quedó atrás, atravesaron el Cinca e hicieron una parada en Binéfar a poner gasolina, siempre sería más barata que al traspasar a Cataluña.


En poco más de dos horas llegaban a Sant Adrià. Aun tendrían tiempo de hacer un café de despedida. Ocuparon una mesa en una terraza de la plaza de la Vila y pidieron dos cervezas. 


-Sori me ha encantado compartir estos días contigo, mañana mismo iré al sindicato y me informaré de qué he de hacer para pedir un año de excedencia. Mi padre tiene un apartamento en Palencia y se que le hará ilusión que pase un tiempo allí.


-Lo entiendo, pero te echaré mucho de menos.


Mientras se despedían, en la plaza estaban Maica y Eva. Esta última jugando con unos compañeros del cole. Maica estaba agotada, después de estar todo el día en la oficina tenía que salir un ratito con la pequeña  para que pudiera jugar un rato. De buena gana se hubiera quedado un rato sentada en el sofá leyendo. Hoy no se iba a complicar la vida, aún le quedaba ensaladilla rusa que hizo ayer. Y aún tenía que hacer las gominolas con Eva.


-¡Eva, nos vamos!


- Un poquito más.


-¿ Te acuerdas que tenemos que cocinar?


-¿Puede venir Andrea?


- Hoy no, que luego se hace muy tarde, otro día.


No muy convencida, pero la pequeña tomó la mano de Maica y se fueron a casa. Al llegar se le pasó el enfado, hacía mucho que quería hacer gominolas, así que se cambiaron de ropa y se lavaron las mano. Maica sacó los ingredientes, secó el vaso de la Thermomix® que aun estaba en el lavavajillas y se pusieron a cocinar.


 Puso en el vaso dos sobres de gelatina neutra en polvo , doscientos gramos de agua y doscientos gramos de azúcar y calentó cinco minutos a 100°C y velocidad 2. Después incorporó un sobre de gelatina con sabor a fresa y mezcló diez segundos a velocidad 4 y programó 5 minutos a 100°C y velocidad 2. Mientras tanto, Eva engrasó un molde cuadrado. Cuando acabó Maica vertió  el contenido del vaso y dejó reposar doce horas a temperatura ambiente. Ahora tocaba esperar que cuajara bien. Mañana las cortaría y rebozaría con azúcar. 


Le encantaba ver la sonrisa de Eva mientras preparaba la receta. Se acercó a ella y la abrazó.


Site gusta el relato dale al like de esta página




Sigue el relato clicando aquí