Cheesecake de coco sin horno (Encuentro con Hermes)

#Postres y dulces 22 noviembre 2020


Al llegar a la cima, descendimos del coche. Nos fuimos acercando hacia una parte más plana de la colina desde donde observar toda la magnitud de las murallas del castillo de Molina.  Conforme nos fuimos acercando no había rastro de nadie, la silueta había desaparecido. Las vistas nos embelesaron. Era como ver una de las mejores escenografías de una buena ópera. Desde nuestra tramoya particular, podíamos ver las últimas cortinas de precipitación se iban desplazando hacia tierras alcarreñas, y justo en el centro,  un foco que ilumina todo, la suave luz del sol, que poco a poco se iba atenuando. De repente, mi pantorrilla derecha sintió un húmedo y leve empujón. Era la naricilla de un chihuahua rechoncho, entrado en años, que jadeante me olisqueaba. A lo lejos se oía una joven voz femenina.


- ¡Hermes! ¡Hermes!


Alcé la cabeza y con una carrera suave vi a Judit acercándose hacia nosotros.


-¡ Buenas tardes! Perdonad, pero Hermes ya es mayor y no calcula mucho las distancias. Soy Judit.


-Hola no te preocupes, se seca pronto, soy Joan y el es Alfons.


-¿Estáis de viaje?


-Si, pero ya se nos acaba.


-¿Que os ha parecido todo el conjunto amurallado?


-Es impresionante lo enorme que es. Lástima que no lo hemos podido visitar. Al llegar esta mañana ya no quedaban entradas.


- Con vuestro permiso voy a merendar, justo a 100 metros hay una pequeña mesa. Tengo unos cartones, que podemos utilizar para aislarnos de la humedad del agua de la lluvia , si queréis, podéis merendar conmigo. Es un pastel de queso y coco que hace mi madre. No se por que se empeña la gente en introducir anglicismos, cuando nosotros tenemos nuestro rico vocabulario.  ¿Venís? 




https://cookidoo.es/recipes/recipe/es-ES/r348845