Clafouti de cerezas (Tiempo de cerezas)

#Postres y dulces 20 abril 2021

Foto ABC


Julie dejó todo perfectamente ordenado.  Mientras Pablo tomaba un baño de espuma, de fondo se oía la voz de Diego el Cigala y degustaba una copa de muscat de Rivesaltes. Le encantaba mostrar su excéntrica a la par que bella colección de lámparas. 


Por su parte René aprovechó para ir a la frutería. Sabía que a Pablo le encantaban las cerezas. En Francia es tradición que las primeras cerezas que brotan en tierras ceretanas, se le enviaban al presidente de la república. Eso les daba un prestigio en todo el país. René pensó, si el presidente ya tiene cerezas mi amor no ha de ser menos y compró una pequeña cesta llena de esos sabrosos frutos.


Dejó el coche en el garaje y llevó la compra a la cocina. Si había algo que le gustara más a Pablo que las cerezas era el Clafouti de cerezas.  Entró en el baño donde estaba su amor y se dieron un beso cálido.


-¿Te vas a quedar mucho tiempo a remojo? - dijo René sonriendo.


- Pues tenía intención. Camarero, ¿me puede servir otra copita por favor?


- Solamente si deja que el camarero tome otra copa con usted.


- Sírvase por favor - René llenó las copas, le dio un sorbo y se fue diciendo adiós con la mano mientras Pablo seguía disfrutando de su baño. Se dirigió a la cocina y tras lavar y secar frutas y verduras se puso manos a la obra.


Precalentó el horno a 180°C. Engrasó un molde refractario de Ø 26 cm con mantequilla y espolvoreó con harina.  Conectó el  Thermomix® y puso en el vaso el azúcar para pulverizarlo durante 15 segundos a velocidad 10. Retiró un par de cucharadas del vaso y las reservó. Añadió al vaso 30 g de almendras sin piel y trituró 10 segundos a velocidad 7. Luego agregó 80 g de harina, 500 g de leche, 3 huevos, 40 g de mantequilla y 30 g kirsch y programó 7 minutos a 80°C y velocidad 3. Colocó 750 g de cerezas deshuesadas en la base del molde preparado y vertió la mezcla del vaso en el molde .Horneó durante 40 minutos a 180°C. Lo retiró del horno y dejó templar. Finalmente espolvoreó con las 2 cucharadas de azúcar glas reservadas. 


Pablo salió del baño con su batín de satén marrón. Se acercó y lo abrazo por la cintura mientras fregaba los platos.


-Deja eso, el clafoutí no puede esperar - Sirvió otra copa de muscat mientras René cortaba dos pedazos del pastel y se dirigía hacia el patio interior. El sol empezaba a bajar y hacía que la temperatura fuera más amable.


- ¿Pablo, has llamado al abogado? -tras una incómoda pausa respondió.


- Ahora no es momento de hablar de eso querido. Brindemos por nosotros- dijo mientras los dos alzaban las copas.


Si te gusta el relato dale al like de esta página.


Sigue el relato clicando aquí