Mantecados de almendra (Una paloma)

#Masas, panes y repostería 25 diciembre 2020


Ayer se puso a  prepararlo todo: Azúcar, limón, tostó las almendras que Fermín había partido, harina, levadura royal, canela y huevo. Alguna vez los había intentado hacer con Litínes pero no quedaban igual.


A veces una receta se transforma en un legado. Y si esa receta va ligada a una festividad es una parte de tu herencia que te hace evocar tiempos pasados y pone sobre tus hombros aquello que quieres, pero también debes hacer. Recordaba las Navidades en casa de la yaya Fani, mientras se oía el mantra de la lotería de los niños de San Ildefonso, ya habían empezado con los mantecaos, que es como lo llamaba la yaya. Joan y yo nos encargábamos de ir cortándolos, con un vaso o  con unos moldes que ella tenía. 


A parte de engalanar la mesa de las comidas en Navidad, estos mantecados formaban pequeños eslabones que año a año iban haciendo la matriarca de la familia.  Despertaba con un Feliz Navidad junto con un mantecado y una copita de anís. En aquellos años alcohol e infancia podían ir asociados, pero para aligerarlo de la carga alcohólica se diluía con agua, y le llamaban una paloma por el color blanquecino de la combinación. Durante muchos años fue su madre la que lo hizo, incluso recuperaba el estatus cuando pasaba las fiestas en casa de sus hijos. Tanto ella como Mireya a día de hoy mantienen la tradición. Joan, aunque no tiene hijos también.  


Luego recordó su cita con Raquel de ayer. Parece que todo se irá arreglando. Le encantó ver después a Izarbe. A ella también le apasiona leer como a Raquel. Eso  tiene que ser genético.


 Se puso a pelar unos cardos que Fermín había traído, dan mucho trabajo, pero están buenísimos y también tienen su importancia en las mesas aragonesas la noche de Navidad. 


Sonó el teléfono. Era Ana. De repente se le paró el pulso. Se sentía mal por no haber dicho nada el otro día.


-¡Hola Ana! ¿Cómo estás?


-¡Hola Luisa! Bien, estoy bien. 


-Supongo que estarás enfadada conmigo.


-Mujer, enfadada no, pero decepcionada, la verdad, un poco. Luisa le explicó la conversación que tuvo ayer con Raquel. Ana le respondió que vio una llamada perdida de ella pero  no le apeteció responder.


-Me gustaría subir a Huesca y poder vernos.


-Por supuesto Ana, yo estos días tengo vacaciones. Se despidieron sin haber quedado un día exacto.


Ana estaba en su piso, sobre la mesa había abierto una bonita y antigua carpeta de las que se cierran con lazos. Era de color negro y con un ribete rojo. Tenía una pegatina en la que ponía- HACIENDA DE SANTO DOMINGO. Rep. Dominicana.


Mantecados de almendra: https://cookidoo.es/recipes/recipe/es-ES/r91352


Si quieres seguir el relato https://thermomix-barcelona.es/juan-de-haro-navarro/verduras-hortalizas-ensaladas/verduras-escabechadas-granja-anita/