Muesli con manzana y yogur (sin gluten) (Noche de estrellas)

#Dietas especiales 02 abril 2021

Foto: Directo al Paladar.



Disfrutaron de la cena en la tranquilidad. El silencio era espectacular, podían oírse a si mismas como respiraban. Enmudecieron durante un largo rato, hasta que Carmen salió al exterior con una vieja manta de lana que había en la casa. En la puerta había un viejo tronco junto a la pared. Se sentó en él y apoyó su espalda en la pared. Al rato Sori se sentó junto a ella y compartieron manta. Había preparado una infusión de menta poleo y le ofreció una taza a su amiga. No podían imaginar que la falta de luz de luna les diera esa visión del cosmos. Una especie de tapete de ganchillo cubría toda la bóveda celeste de estrellas. A Carmen se le escapó una lágrima, en ese momento era muy feliz con tan poco.  Sori tan solo acompañaba el momento incapaz de articular palabra.  El paso de una estrella fugaz las sacó de ese momento. Carmen se levantó del tronco y acarició la cabeza de su amiga. Esta se levantó y se dieron un abrazo. 


La luz empezaba a asomar por entre las rendijas de la ventana y Sori, tras asearse, empezó a preparar el desayuno. Muesli con manzana y yogur (sin gluten)  Conectó el Thermomix® y buscó la receta que previamente había guardado en marcadores. Empezar a cocinar. Puso  dos orejones en el vaso y picó 2 segundos a velocidad 7. Añadió  una manzana descorazonada cortada en cuartos  y veinte gramos de nueces peladas y troceó otros dos segundos a velocidad 5. Incorporó una cucharadita de pasas,  una cucharadita de pipas de girasol, treinta gramos de copos de avena, en la receta original los pedían de mijo, a ella le gustaba cambiar cosas diez gramos de miel  y un yogur natural. Mezcló todo  3 segundos  con el giro a  la izquierda a velocidad 3. Lo acompañaron con un vaso de bebida de soja y un poquito de café que sobró de ayer.


Carmen amaneció con una sonrisa de oreja a oreja. 


-Buenos días bonita. ¿Qué quieres que conquistemos hoy?


Si te gustó el relato dale al like de esta página.  


Sigue el relato clicando aquí