Pan integral con cerveza negra y dátiles

#Masas, panes y repostería 18 junio 2021


Foto ABC


Una conocida marca de chocolate belga había creado un concurso para nuevos creadores y Mari Carmen se había presentado con un bombón con corazón miel de romero con crujiente de maíz, por el que fue seleccionada. La siguiente prueba sería en Barcelona, donde tendrían que elaborar un postre con el chocolate como base.


Jorge estaba muy contento con los logros de ella, llevaba mucho tiempo tratando de conseguir algo diferente y poco a poco iba descubriendo nuevas formas, sabores y texturas.


Después de comer Jorge marchó de nuevo a vigilar las vacas. Sus ayudantes Torcal y Ronda, dos mastines del Pirineo velaban por ellas mientras él no estuviera. Antes de salir de casa llamaron a la puerta, era Puyal que venía a tomar café y a hacer pan con Mari Carmen.


-Pasa Puyal, yo ya me marcho.


-No te canses mucho. Mari Carmen ya me he enterado, felicidades.


-Pues si que corren aquí las noticias- dijo con cara de sorpresa.


-Esto es un pueblo, ya te acostumbrarás - tomaron el café y se pusieron a preparar el Pan integral con cerveza negra y dátiles.


Mari Carmen puso 120 g de dátiles sin hueso en el vaso del Thermomix® y troceó 15 segundos a velocidad 6. Lo sacó del y lo reservó. Luego puso en el vaso 150 g de cerveza negra, 50 g de agua mineral, 2 cucharadas de melaza de miel de caña, 50 g de aceite de oliva virgen extra y 30 g de levadura prensada fresca y lo calentó 1 minuto a 37°C y velocidad 2. Agregó 350 g de harina integral de trigo, 50 g de harina de espelta, 100 g de harina de fuerza y 10 g de sal. Mezcló 30 segundos a velocidad 6 y después amasó 3 min modo amasar. Dejaron reposar la masa en el vaso hasta que doble su volumen. Aprovecharon ese momento para que Puyal le explicase la leyenda de la mora y el pastor. A Mari Carmen le encantaban las leyendas


Pasado el tiempo Puyal bajó un poco la masa con la espátula y añadió  los dátiles troceados. Amasaron 1 minutos más y retiraron la masa del vaso sobre una superficie espolvoreada con harina, Mari Carmen amasó ligeramente y formó un cilindro de aprox. 30x12x10 cm.


Pinceló con aceite un molde de cake de 30x12x10 cm. y colocó la masa en su interior y pintó la superficie de la masa con aceite. Espolvoreó con semillas de sésamo y dejaron reposar de  nuevo hasta que dobló su volumen otra vez en un lugar. Esto lo hacía siempre en una ventana pequeña de la cocina que miraba al sur y quedaba libre de corrientes de aire. Puyal tenía una video llamada con su hija que estaba viviendo en Los Ángeles.


-En una hora vuelve- le dijo Mari Carmen.


Precalentó el horno a 220ºC. y horneó el pan durante 10 minutos a 220ºC. Bajó la temperatura a 200ºC y horneó durante 20 minutos más. Retiró el pan del horno y lo dejó reposar 10 minutos antes de desmoldar el pan sobre una rejilla. 


Con tantas emociones estaba agotada y se quedó dormida en la butaca de su despacho.


Si te gustó el relato dale al like de esta página.


Sigue el relato clicando aquí