Pizza con mermelada picante de fresas, jamón y rúcula. (La anciana de rojo)

#Masas, panes y repostería 09 febrero 2021

 Foto Alimente.


Estuvo un rato esperando pero no la llamaron de la clínica veterinaria. En el fondo estaba agradecida, por lo menos podía descansar. Había tenido un fin de semana movidito viendo unos cuantos volcanes de la Garrotxa. Se puso ropa deportiva y se fue a correr un poco junto al mar. Estaba baja de forma y necesitaba recuperar algo de fondo si quería seguir el ritmo de su nuevo amigo. Después de veinte minutos de carrera decidió que ya era suficiente por hoy y se sentó en uno de los bancos que te permitían ver el mar desde cerca. Al instante vio como una anciana vestida con un traje chaqueta rojo y una finísima camisa blanca se acercaba hacia el banco y se sentó junto a ella.


-¡Buenas tardes!¿Molesto?


-En absoluto. ¡Buenas tardes!


-Suelo venir a pasear todos los día con una amiga, pero hoy me ha llamado para decirme que no saldría, que tenía visita. No me ha dicho quién es,  pero yo lo se muy bien.


Sonia sonrió, pues no sabía muy bien cómo seguir aquella conversación.


-¿Eres de Calella?- Preguntó la señora.


-No, hace poco que me he venido a vivir aquí.


-¿Buscando el amor? Vaya, no hace falta que me respondas, ya lo leo en tus ojos. Eres muy joven, ahora todo parece un imposible, pero estoy segura de que lo que te depara el futuro ya lo tienes listo y preparado. Mira, mi amiga, con la que nos vemos todos los días, llevaba quince años sin pareja y ahora le ha aparecido un romance, y encima con otra mujer. Ella es feliz, y le costó mucho admitirlo pero, que puñetas, ya tiene setenta y dos años. ¿Tu crees que tiene edad para cerrarse a lo que pueda venir? Mis otra amigas le dicen que cómo ha descubierto ahora el lesbianismo y yo pienso que son tontas perdidas, simplemente tiene una relación con esa mujer. ¡Cómo nos gusta poner etiquetas! Perdona hija, te habré asustado. Soy una vieja parlanchina. ¿Bueno, y que tal por Calella?


-Estoy encantada, en poco tiempo he cambiado de vida completamente, estoy trabajando de auxiliar veterinaria en una clínica cerca de aquí. 


La anciana era de aquellas personas que les gusta escucharse a ellas mismas.


-¡Que interesante! Mira,  a mi amiga Gertru le encantan las fresas y como aquí es fácil disponer de ellas le he preparado una Pizza con mermelada picante de fresa, jamón y rúcula. Pero como ella no está, te invito a ti a merendar.  ¿Te apetece?- Sonia asintió.


Se levantaron del banco y se acercaron hacia una de las mesas de la terraza de uno de los bares del paseo. La anciana pidió un gin-tonic y Sonia una Coca-Cola Zero. Y empezaron a degustar la pizza.


-¡Está buenísima! ¿Dónde la has comprado?


-De comprarla nada, la he hecho con mi Thermomix® . La masa, la mermelada picante y la salsa de tomate. 


-Yo también tengo Thermomix® - ¿De que colección es esta pizza?




De la revista de febrero


Sigue la historia clicando aquí