Thermomix® Barcelona

Joan De Haro Navarro

<p>Mi nombre es Joan, soy un enamorado de la cocina en todas sus vertientes. Mi formación es de educador  social, pero para mi, trabajar en Thermomix® es un sueño. Puedo ayudarte con tus dudas. Mi blogosfera quiero que sea espacio dinámico y con la participación de mis clientes. Desde hace un  tiempo he decidido ir haciendo un relato donde enmarcar las recetas. Te invito a seguirlos. </p>

Mi nombre es Joan, soy un enamorado de la cocina en todas sus vertientes. Mi formación es de educador  social, pero para mi, trabajar en Thermomix® es un sueño. Puedo ayudarte con tus dudas. Mi blogosfera quiero que sea espacio dinámico y con la participación de mis clientes. Desde hace un  tiempo he decidido ir haciendo un relato donde enmarcar las recetas. Te invito a seguirlos. 

Trifle de uvas y cava ( Coulis de moras y uvas )

08 mayo 2021
08 mayo 2021
Categoría:

Foto Hostelería Salamanca


Al sacar las moras de la nevera para seguir elaborando el postre, Joan recordó los paseos junto al río Arba donde iba a recolectar estos frutos que luego lavaba y dejaba enfriar. Otro de los alicientes de conocer la ribera del río era lo fácil que era extraer las raíces de regaliz. El sabor de la regaliz fresca no tiene nada que ver con la que después llega a los herbolarios o quioscos. En el despertar de su adolescencia pudo vivir en la naturaleza las cosas que el asfalto de Badalona no le permitía. Había tenido la fortuna de conocer la vida rural y la vida urbana y sacar lo bueno de cada una de ellas. 


Prosiguió con el trifle de uvas y cava. Ahora con el coulis de moras y uvas.


Puso en el vaso 60 g de moras congeladas, 70 g de uvas, otros 70 g de azúcar y  20 g de zumo de limón y trituró 15 segundos a velocidad 10. Con la espátula bajó los ingredientes hacia el fondo del vaso y programó 6 min a 90°C y velocidad 3. Coló con un colador de malla fina y lo dejó templar. 


Por su parte Alfons seguía tejiendo el fin de semana en Palamós. Había reservado mesa en un restaurante que estaba a pocos metros de un acantilado desde donde se podía disfrutar de unas vistas inmejorables. Pronto celebrarían veintitrés años juntos y quería darle solemnidad al momento. 


Llamaron a la puerta. Era su vecino Andrés.


-Hola  Alfons, ¿puedo entrar?


-Por supuesto, siéntate. Tu dirás - Joan salió de la cocina y saludó a Andrés.


- Hola Joan. Llevo varios días oyendo un ruido muy extraño en el piso de arriba. Ya se que no vive nadie desde que Isaac lo dejó y de eso hace tres meses. Pero yo oigo ruidos.


- Ahora que lo dices yo no le di importancia, pero también me pareció oír algo rodando -dijo Joan


- ¿Tenéis el teléfono del propietario?


- Pues no, pero se lo podemos decir al administrador. Esperemos que no se haya metido un ocupa.


- A mi el otro día me pareció como si estuvieran chistando, era un sonido extraño que te ponía los pelos de punta - afirmó Andrés. 


- ¿Quieres  tomar algo?


- No gracias. Me he de marchar, tengo varias cosas por hacer.


Salieron al rellano para despedirlo y al abrir la puerta oyeron un golpe seco y un largo siseo.


Si te gustó el relato dale al like de esta página




Sigue el relato clicando aquí





 

Solicita demostración
08 mayo 2021