Trufas de café (Izarbe cocinera)

#Postres y dulces 25 marzo 2021

Foto : Muy interesante.


Julio y Mari no daban a basto, les habían encargado un banquete para trescientas personas, todo barbacoa y tuvieron que echar mano de un compañero de Julio para poder preparar el pedido. Mari iba atendiendo a las clientas y entrando al obrador, más que nada para empaquetar, pues tres en ese pequeño cuarto se molestaban más que ayudarse. Entre encargo y encargo sonó el móvil. Era otro encargo, esta vez era para una clienta que trabajaba en una farmacia y le hacía el pedido con un mensaje, lo anotó. Ya tenían el pedido bastante adelantado, en un par de horas lo tenía que llevar Julio a una finca camino de Santa Anastasia. De nuevo sonó un correo electrónico en su móvil, era de la app de contactos y el encabezamiento de presentación era "Almogávar", casi se muere de la risa, pero no podía pues era algo que llevaba en secreto. Dejó el móvil y despachó a unas clientas. El aparatito volvió a sonar, esta vez era Raquel, le iba a dar un pasmo con tanta actividad.


-Dime - le respondió secamente.


- Mari ¿estás bien?- preguntó Raquel.


- Si, perdona cari, es que tengo muchísima faena.


- Pues era para hacerte un encargo, pero ya te envío un mensaje. Un besico.


Mari siguió su trabajo sin ni siquiera despedirse.


Mientras tanto en Huesca hacía un día radiante y  Raquel había aprovechado para lavar cortinas. En la cocina estaba Izarbe canturreando. De tanto en tanto oía el sonido de la Thermomix® . Esta chica es una cocinillas. No sabía lo que estaba haciendo pero le vino un agradable aroma a café, tampoco era algo sorprendente, a la benjamina le encanta el café. 


- Izarbe, ¿qué haces?


-Sorpresa.


Estaba preparando unas Trufas de café : Puso setenta gramos  de chocolate con leche en trozos y doscientos cincuenta gramos de chocolate fondant para postres (50% cacao) en trozos y lo ralló. Lo bajó con la espátula y lo fundió durante dos minutos a setenta grados para que no se le quemara. En un bol pesó cincuenta gramos de brandy y una cucharada sopera de café soluble mezclándolo hasta disolverlo. Puso el resultado de la mezcla en el vaso y mezcló treinta segundos a la misma temperatura. A esto le añadió ciento cincuenta gramos de leche condensada, cien gramos de queso cremoso y veinte de mantequilla y mezcló un minuto a velocidad cuatro. Ahora las tendría que tener ocho horas en el frigorífico. A la tarde las montará y espolvoreará con cacao puro. ¡Que larga se le hizo la mañana!


Si te gusta el relato dale al like de abajo


Sigue el relato desde aquí